Buscar este blog

lunes, julio 14, 2008

Algoreando.


Me acaba de escribir Pedro de Grabaciones en el Mar. Me dice que va a fabricar 500 copias de un cd con una canción de cada disco en el que ha cantado Sergio.

El cd se regalará en el Bar Bacharach para la gente de Zaragoza, amigos más cercanos y parroquianos habituales.

Para el resto estará disponible en alguna web de manera que se puedan descargar, tanto las canciones como la portada.

La idea es hacer un libreto con muchas fotos.

Si tenéis fotos con Sergio o de Sergio y queréis que vayan en el disco, las podéis mandar a ésta dirección: fotosconsergio@gmail.com

Ya iremos informando aquí y en la web de Grabaciones.

Gracias Kike por la foto.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial la iniciativa!

Anónimo dijo...

Llevad cuidado con la SGAE, aunque del disco no se saque pasta, seguro que querrán su parte

Masmi dijo...

Muchas gracias! Mantennos informados.

Iván Payá dijo...

Gracias por informar!! Habrá que darse prisa en agenciarse uno en el Bacharach...

sopa(pequeña) dijo...

me parece una idea buenísima; aquí es dónde se vé, que detrás del artista, hay una persona, y en este caso, gran(y grandes)persona(s).


Un abrazo Fran, y ánimo; una pena no poder veros en Gijón el día 1

Enrique dijo...

Sería interesante que pudiera conseguirse también fuera de Zaragoza, haciendo una tirada más larga y vendiéndolo en la web aunque sólo sea para sufragar los que regaléis.

Yo estaría interesado y seguro que muchos más

Coquellino dijo...

Aunque intentemos a ir al Bacharah habrá que idear una manera para conseguirlo desde otras partes.

Al igual que él, los amigos de Sergio sois tan grandes como Asia, América y la Patagonia juntas.

Caloggero dijo...

¡¡Excelente iniciativa, compas!!

En La Enredadera de Radio Topo recordamos a Sergio el pasado domingo. Aquí va el enlace a un texto que le dedicamos:

http://saludamoryrebeldia.blogspot.com/

Zaragoza no anda sobrada de personas.
Es una ciudad de gente,
sin duda.
Y ya se echa de menos a Sergio.

Sergio era vecino, camarero, escritor y músico.

Me pegué un verano entero
escuchando El Efecto Lupa en el balcón de mi terraza.
Daba a una comisaría
y yo ponía la música a todo trapo
tratando que algún policía se incomodara.
Disfrutaba mirando a las chicas que pasaban,
cantaba a berridos,
bailaba como un loco,
como manda El Niño Gusano,
y ningún policía se incomodaba.

Recuerdo que fuí solo a un concierto.
Cogí mi bicicleta,
pero no acompañé a mis colegas
a la Chimenea,
al Centro Cívico Delicias
o al Arrebato.
Me fuí a las Murallas Romanas
a ver al Algora con su pandereta,
y a la trupe fantástica de gusanos.
Estaba muy acompañado con sus canciones.
Me fuí con más melodías,
con más colores,
más contento.

Pasaron los años y leí a Sergio Algora.
Me gustaba descubrirlo en sus libros de poemas,
por supuesto,
los de cuentos que me pasaba mi hermana,
pero también me alegraba cuando lo encontraba
en el Heraldo,
en la Zum!,
en otras revistas variopintas,
incluso en el Bandolero,
indirectamente.
Levantando el puño.
Con Muy Poca Gente.

Le invité a La Enredadera,
a Radio Topo,
al subsuelo zaragozano.
Con Bigott.
Vinieron y me dejaron el programa patas arriba,
mis compañeras anonadadas,
el guión dado la vuelta
y la polémica servida.
Me gusta mucho conocer punkies
con la cresta para adentro.
Vividores alegres,
que no abundan por estas tierras.

Años antes conocí el Bacharach.
Un restaurante nuevo en mi barrio,
en el corazón de la Zaragoza histórica.
Servían cenas íntimas,
estupendas para parejas
y amistosas conversaciones.
Allí estuve con chicas
y buenos amigos.
Duró poco, una pena.
Se cenaba muy bien
y se estaba muy a gusto.
Como en casa.
Pero los negocios hay que mantenerlos.

Se convirtió en un pub popero,
lo que a priori no me atraía,
pero seguí yendo.
Por Sergio.
Por Anabel.
Por su selección musical
y las buenas gentes que en torno a él se juntaban.
Variopintas personas distintas a mí,
distintas entre sí,
pero contentas junto a Sergio.
Al menos,
en apariencia.

Con la cortina corrida,
en el Bacharach,
la apariencia era ciencia
y las risas eran sinceras.
La pandilla estaba contenta
entre vinos y barbas,
minifaldas y vinilos,
poesías y puritos.

El Bacharach siempre me gustó más
a partir de la 1 de la mañana,
oficialmente cerrado.

Alguna noche,
si caía por ahí,
crapuleaba un poco
con esos tipos tan distintos a mí.
Mis vecinos artistas.
Las que pintan, las que abren bares,
los que pinchan y sacan discos,
los que escriben e incluso publican.
Me eché algunas risas,
como buen “Bricomaníaco” que soy
(esto solo lo entiende el bigotes).

Años antes me emborraché en el Bacharach,
o ya llegué borracho.
Pero no solo,
sino con mi cuadrilla de la universidad.
También conocían a El Niño Gusano,
pero no al músico Burt Bacharach.
A mí me gusta mucho la versión
de “Toute la pluie tombe sur moi”
que canta Aznavour y muchos más.
Se la enseñé y decidí presentarme así a Sergio.
Uno hacía los ritmos,
otro el “tutuaaaaa”,
el tercero la melodía
y otro se reía a carcajada limpia.
Le gustó
y para celebrarlo,
me tiré a la calzada de Espoz y Mina
e hice pitar a los coches.
Algún motorista se incomodó.

A mediodía
arreglaban el bar
y siempre nos saludábamos
o compartíamos algo.
Lo más sencillo
era lo más buscado.

Una tarde, me regaló
“Cielo ha muerto”
y me puso
“Gracias por la búsqueda”.
También escribió otra dedicatoria,
que todavía no comprendo.

Cuando me avisaron de que Sergio había muerto,
me eché a llorar.
Yo no suelo llorar a la muerte,
quizás si se va un ser cotidiano.
Igual Sergio lo era,
seguramente lo es,
porque mientras escribo esto,
una chica sale de la tarta.
Y eso es cotidianeidad.
Como la charradica con el panadero,
el guiño al currela de la esquina
o los saltos bajo el Arco del Deán.

He perdido a un buen vecino,
un barman entretenido
un músico atractivo,
un peculiar escritor,
una gran persona.

Ahora,
¡qué mejor ocasión!
Escucho El Niño Gusano.
Y seguiré con La Costa Brava,
Y con Muy Poca Gente.
Y releeré sus libros de poemas,
descansando en nuestras estanterías.
Y conseguiré otros versos,
y otras historias
de un tipo curioso,
que hablaba de situaciones curiosas,
como la puta vida.
Si la sabes vivir.
Y Sergio, sabía.

Porerror dijo...

Hola, Fran. Soy Porerror, autor del blog Estatuas Verdes. Solo quería mandarte un abrazo muy fuerte en estos momentos. Recuerdo a Sergio con muchísimo cariño, además de ser fan lo vi tres veces en directo.

En mi blog le he dedicado un modesto homenaje, pásate a leerlo si te apetece.

Un abrazo y gracias por tu música.

Porerror dijo...

Vaya! Se me olvidó el link...

http://estatuasverdes.blogspot.com/2008/07/sergio-algora-1969-2008-in-memoriam.html

L.V. dijo...

buena iniciativa.

espero que antes o después surja un disco homenaje.
se lo merece.


incluso podríamos ir más allá del disco.
no sé, algún libro....


SERGIO HA SIDO UNO DE LOS GRANDES.
LA HISTORIA LO DEMOSTRARÁ.

Chele dijo...

Pienso al igual que todos que la iniciativa es genial y que los que estamos lejos de Zgz, lejos del Bacharach no nos quedemos sin nuestro homenaje a Sergio asi que Grabaciones tenga a bien contar nuetro gran interés
Un abrazo Fran, un día más

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

He estado fuera del mundanal ruido durante unos días y cuando he vuelto me he enterado de esta terrible noticia. La semana pasada iba a mandarle un mail a Sergio para invitarlo a venir a los encuentros literarios que celebramos en mi instituto en Alcántara (Cáceres), pero decidí retrasarlo unos días. Ismael Grasa estuvo este año y, cuando le contamos el proyecto de dedicarlo en el siguiente curso a la literatura y la música, me dijo que seguro que a Sergio le gustaría venir... No ha podido ser, lo siento mucho. De todos modos quiero que de alguna manera esté presente con su música y con su literatura, quiero que mis alumnos sepan algo más de él por eso estoy de acuerdo con los que sugieren que el disco se pueda conseguir fuera de Zaragoza.
Espero que los abrazos que os mandamos todos los que admirábamos su música y su literatura os ayuden a todos sus amigos: ABRAZOS Y ABRAZOS

Jaime, un fan desde Sevilla dijo...

Solo quiero decir algo que todo el mundo sabe pero me parece importantísimo decir aquí, y es que además de ser un gran artista, Sergio era un conversador genial.
Un tipo estupendo!!

carlos monster dijo...

oye fran, que pasara con la costa brava?, perdon pero no estoy muy enterado...animo sergio siempre vivira...

carlos monster dijo...

hey animo todos, sergi no nos avandona, a qui estara siempre, desde Mexico un saludo (hasta aca llego su personalidad)