Buscar este blog

viernes, junio 08, 2012

La Nueva Crítica Musical.


 Dos razones me llevaron a iniciar este blog: poder estar en contacto con la gente, y generar mi propio discurso sin tener que pasar por el aro de los medios.

Dentro de ese "generar mi propio discurso" he intentado en la medida de lo posible hacer crítica constructiva, es decir, hablar de las cosas que me gustan más que de las que no me gustan, porque creo que es más difícil y más valiente proponer que destruir.

Sí que he atacado, cuando lo he creído necesario, la ideología de "lo indie" en aquellos aspectos que considero más nocivos. Por un lado la idea de que la música pop es alta cultura, y por tanto, un elemento de discriminación de clase social. Por otro, que la música española es inferior a la anglosajona.

También me siento legitimado a hacer esa crítica por haber vivido inmerso en esa cultura durante casi 20 años, he participado activamente en su creación (en la medida de mis posibilidades) y siento por ella, y por algunas de las personas que han trabajado en ella y he ido conociendo a lo largo de estos años, un gran aprecio.

La ideología de lo indie es una ideología en retirada. Funciona por inercia y por abandono del enemigo, pero nadie en "los círculos académicos" (por decirlo así) se la toma ya en serio. "Lo indie" es una ideología de fanzine. Internet es otro tipo de herramienta, y como sabe cualquier marxista, eso genera otro tipo de discurso.

Uno de los más consistentes es volver a cargar de política el discurso artístico, tal y como lo entiende precisamente el marxismo: el arte como superestructura. Así, la labor del crítico sería analizar la infraestructura material que explica la superestructura estética.

En ese sentido (si no me equivoco) creo que se pueden interpretar algunos de los conceptos contenidos en las ideas de Cultura de la Transición, y Nueva Crítica Musical.

Comparto muchos de los plateamientos que aparecen en estos dos artículos. No tengo tiempo ahora mismo para analizarlos en detalle (espero hacerlo más adelante), pero en principio, yo veo dos problemas.

1. Los valores éticos y los valores morales pertenecen a órdenes distintos. Es el problema de la belleza del mal. Baudelaire, Céline, Riefenstahl, etc.
2. En algunos autores, el uso del término cultura como "cultura circunscrita", en lugar de "biocenosis de instituciones". Es decir, que siguen presos del Mito de la Cultura.

En cualquier caso, ya sea para estar a favor o en contra, creo que en el terreno de la crítica, es de lo que toca hablar.

Gracias a Luis por el artículo.

P.D. Para mí lo más interesante es su pretensión de fundar la crítica el algo que no sea el gusto del crítico, meramente subjetivo. El problema, insisto, es que, como demostró Hume, hecho, valor y norma pertenecen a órdenes distintos y no hay conexión entre ellos. No se puede fundar una moral basada en los hechos. No se puede sacar un deber ser del ser. El intento de pasar de la cultura subjetiva a la cultura objetiva nos lleva a la idea hegeliana de que el Estado es la idea ética realizada en el tiempo y cosas así.

Podemos intentar hacer sociología de la música, pero eso no explica el hecho estético musical. Podemos decir que el blues nace en las canciones de trabajo de los esclavos negros, pero eso no explica por qué tiene un patrón de 12 compases en lugar de 16, y aunque lo explicara, no dice por qué unos blues son agradables de escuchar y otros no. Son explicaciones que pertenecen a órdenes diferentes, y uno no se puede reducir al otro, así como la biología no se puede reducir a matemáticas. Podemos llenar cinco tomos hablando de Wagner, el romanticismo alemán y los nazis, pero para explicar el acorde tristán tienes que utilizar conceptos técnicos muy concretos. Puedes decir que la polifonía nace del hecho de que los monjes cantaban todos juntos, pero para saber lo que es un contrapunto tienes que hablar de solfeo, y no del Misterio de la Trinidad, aunque la armonía a tres voces tenga que ver con El Padre, El Hijo, y el Espíritu Santo.

De todas formas, hasta que veamos los resultados aplicados de esa nueva crítica, (y podamos criticarla a su vez), hasta ahora lo único que yo veo es simplemente un posicionamiento en una supuesta superioridad moral que me parece muy peligrosa, por lo que tiene de vocación de estigmatizar a los que no comulguen con ella (y que en el fondo creo que es de lo que se trata, de crear un frente).

Por ejemplo, yo todavía no sé si los de la CT o el 15M son comunistas o no, o si son partidarios de la democracia representativa o la democracia asamblearia. Si no son comunistas ni libertarios, entonces es la socialdemocracia de toda la vida, que es en lo que estamos, y para este viaje no hacía falta alforjas.

Sí me tendrán como aliado en lo que suponga criticar "lo indie" en muchas de sus manifestaciones actuales.

P.P.D. Otra cosa, si "todo es política" entonces nada es política. Lo político no denota nada particular. Diego Rivera y Los Centellas, Steinbeck y Corín Tellado. Todo es política. Naturalmente no es eso lo que quieren decir. Pues que no lo digan.

18 comentarios:

soyunalavadora dijo...

Iba a comentar en tu post de fb sobre este tema. Mi opinión es que aunque el análisis que plantean es interesante comienza a ser un poco cansino por la reiteración en lo mismo una y otra vez.

Veo además que se están intentando agregar cosas que no tienen que ver entre sí, a mi modo de ver. Finalmente, lo de obligar a una toma de posición política me parece inaceptable. Y encima ponen a David 'Beef' como ejemplo.

Fran, ¿no te sientes señalado en los artículos que publican algunos de los integrantes de este colectivo?. Directamente te he visto hasta en la payasada del "decálogo indie"

Francisconixon dijo...

Lo del decálogo indie no sé a qué te refieres, en cualquier caso no creo que nadie pierda el tiempo en meterse directamente conmigo, yo soy caza menor.

Anónimo dijo...

Es otra gracieta más de este colectivo: http://www.ladinamo.org/blog/?p=802

"7. La política es un rollo, está bien para reírse.

Mondo Brutto. Nacho Vigalondo. Solo pienso en lo social cuando me bajan el sueldo. Mírate el ombligo o mírate los pies. No por hacerse mayor hay que atender alrededor."

Incialmente habían metido a Mauro Entrialgo que les dio una bofetada en los comentarios:

"Mauro
Mayo 24th, 2012 12:50 5
Si me estás llamando apolítico e indie, reconozco que desde que Gorriarán me llamó “amigo de los asesinos” no me habían insultado tan gravemente.

DJ Shuffle
Mayo 24th, 2012 13:04 6
Hay algún coautor que opina que incluirte en el decálogo era algo forzado. Seguramente tienen razón. Íbamos a meter a Fran Nixon, pero nos pareció que no era suficientemente famoso"

Francisconixon dijo...

Ah, vale. Bueno, pues lo que yo decía, no soy suficientemente famoso.

En el fondo, de eso se trata. Ya lo dijo Truman Capote, "si quieres ser famoso, habla de los famosos".

Ganarse la vida escribiendo es muy duro.

Francisconixon dijo...

He recibido un mail de Víctor Lenore que me ha pedido que publique, y así lo hago. Mi respuesta irá en el siguiente comentario.

No me entero mucho con Blogger, pero prefiero que la discusión sea pública que privada. ¿Cómo puedo hacer para subir este texto a comentarios?No sé si lo he hecho y está pendiente de moderación o si no lo he subido en absoluto. Gracias.

Hola a todos:
De vez en cuando me meto en este blog y he visto un post sobre el artículo de música que firmo en el libro de la Cultura de la Transición. Creo que debatir (casi) siempre es estimulante y divertido, precisamente por eso espero que después del insulto (sugerir que mi posición es de superioridad moral) habrá que justificarlo de alguna manera (así puedo contestar y quizá lleguemos a conclusiones compartidas).

En mi opinión el post acierta cuando dice que pienso que que sería deseable crear un frente de periodismo musical donde no se excluyese el enfoque sociológico (dudo que se consiga). Los artículos culturales donde se analiza el contexto social me interesan más que los técnicos. Como dice el crítico de flamenco Alfredo Grimaldos "me da igual si la bulería de Marifé de Triana tiene dos, tres o cinco ayes". La técnica tiene su importancia, pero la música popular tampoco es física cuántica. Creo que en general las condiciones materiales de existencia tienen más peso en la creación que la habilidad técnica.

Me intriga saber dónde puede ver alguien superioridad moral en el texto, porque para mí la importancia política o moral de la música es muy pequeña. Me parece que simplemente acompaña o refleja conflictos sociales, pero que tener un gusto exquisito o una discografía llena de artistas hiperpolitizados no hace a nadie mejor persona. Fíjate que en el artículo se pide que los medios traten al reggaetón con el mismo respeto que a otros géneros. Hablamos del estilo musical más procapitalista, proconsumista e hipermachista del siglo XXI.

No sé tampoco donde ves voluntad de estigmatizar. La mayoría de argumentos del texto van a pedir a los medios de comunicación que sean menos dogmáticos. Un ejemplo: que La 2 no ponga como condición a los artistas rumanos cantar a Joaquín Sabina si quieren tener acceso a un plató de televisión pública (hablo del programa "Hijos de Babel"). O que si viene a tocar Youssour N`Dour no se pongan las entradas a un precio que no pueda pagar un emigrante de Senegal. O que se hable de techno y bakalao en la sección de cultura en vez de en la de sucesos. ¿Eso es superioridad moral?

Francisconixon dijo...

Víctor:

Ante todo gracias por el tono de tu respuesta.

Te pido disculpas si te ha molestado la referencia a una supuesta superioridad moral (el subrayado es porque es la parte central de mi argumento), porque, en efecto, no me consta que sea así. Se trata de una reacción defensiva por mi parte, porque he visto muchas veces cómo se utiliza el humor para desprestigiar a un artista, primero, y a sus opiniones, después. Las bromas, ni en la vida ni en internet rara vez son inocentes.

Yendo al fondo del asunto, lo que me preocupa es conservar la autonomía de lo estético frente a los intentos por llevar la legítima batalla (pues creo que se trata de una batalla) entre los grupos por la audiencia al terreno de las posiciones éticas y morales. Por decirlo en expresión que me horroriza, pero todo el mundo entiende, por "politizar la música". Yo soy mejor que tú no porque mis canciones sean mejores, sino porque mi ideología es mejor. Yo estoy comprometido y tú no, so feo (soy moralmente superior).

De todas formas la cosa tiene su miga y no creo que sea algo que se pueda solventar en un par de comentarios. Encuentro muchos puntos en común con las tesis que defiendes (defendéis) y espero que tal vez más adelante podamos seguir discutiendo sobre la base de intentar desbrozar al menos algunos prejucios que están por ahí funcionando a toda máquina.

Un saludo.

Francisconixon dijo...

Respecto a lo de estigmatizar, me refiero a esa supuesta superioridad moral (si la hubiere) del que se siente comprometido socialmente frente al que no tiene "conciencia de clase", por decirlo así, no al deseo de que los medios sean menos dogmáticos, cuestión que está claro que sería deseable, pero que pertenece a otro orden de cosas, sobre todo si hablamos de medios privados, donde la línea editorial la deciden sus propietarios.

Francisconixon dijo...

Finalmente, para publicar comentarios en principio es suficiente con escribir el texto y darle a "Publicar comentario", donde queda a espera de moderación. No sé si algún cortafuegos o incompatibilidad con el usuario de Wordpress o algo así puede impedir que no me aparezcan.

Francisconixon dijo...

"las bromas en la vida y en internet rara vez son inocentes"

Me refiero a mi posible inclusión en una lista de tópicos indies. Entiendo que ha sido una broma y así me lo tomo.

Francoise dijo...

La verdad que es interesante la discusión. La llevais a un plano intelectual bastante alto...Yo, consciente de mis limitaciones, solo acierto a decir que la crítica aséptica sólo puede hacerse bajo parámetros técnicos, mientras que la cuestión del gusto (por referencias personales, etc) es la que impera en el pop, indie, etc.. (porque la crítica "profesional" ha penetrado en el campo de lo Pop(ular), campo éste que no se regía por parámetros técnicos...No se si me explico.
La superioridad moral de la que habla Fran solo se da en casos de crítica "a flor de piel"...que es la del arte popular (al carecer de tradición escolástica)
No se si me explico

Anónimo dijo...

No entiendo mucho esto de la CT y tras leer el artículo de E. Cabrera "Cae un torpedo...", citado en el estupendo artículo de L. J. Menéndez el lío es cada vez mayor.

Se citan las siguientes frases de Amador Fernández-Savater y David Rodriguez “No se pueden hacer preguntas sobre las formas de organizar la vida en común por fuera de lo posible autorizado” (las ínfulas debordianas de AFS) y “Los medios son muy sectarios y hacen criba de los artistas con carga política”. Acto seguido se reivindica la ruta del bakalao y el reggaeton... Ya puestos podía haberse acordado también del fenómeno OT, tan denostado por "la crítica musical". De todos modos no sé a qué tipo de medios se refieren. Echando un ojo a algunas revistas musicales de hace años veo que aparecen frecuentemente figuras como Manu Chao (portada en algunas ediciones), Negu Gorriak, The Clash y otros artistas que "concienciados". Lo curioso es que veo también que muchos fancines "underground", como Ansia de color, por ejemplo, no hablaban un pijo ni de Marx ni de la conciencia social, ni de la insurgencia indigenista ni ninguna de las grandes preguntas que se hacía el comandante Chao y se interesaban más por los viajes en la inopia de Rocky Erikson y cosas así, totalmente evasivas e intrascendentes; quizás fuera porque aún no se había inventado el reggaeton...¿Serán AdC también CT? Aquí no se libra ni El Tato..

Más perlas, ésta de Victor Lenore, presentado como crítico musical y que, si no entiendo mal, parece acusar de individualismo y elitismo a la CT: "En la prensa se habla mucho de la música como experiencia místico-narcisista y poco de la música como experiencia vital". Como si la experiencia "místico-narcisista" (sea lo que sea) no fuera una experiencia vital. La guinda viene a continuación: "Fíjate que en las entrevistas es clásica la pregunta de qué discos te llevarías a una isla desierta, pero nadie se interesa por qué cinco canciones pondrías en una fiesta con amigos. El prisma individualista queda muy claro". Clarísimo, como si pinchar en una fiesta los mismos discos que te llevarías a una isla desierta fuera algo contradictorio.

Más: "No hemos aprendido nada. Se rechaza la música negra de baile como música baja, cuando en realidad cumple una función tradicional de la música popular: servir de calentamiento para el sexo. Además de ser mucho más sofisticada sonoramente (lo que pasa es que no nos han enseñado a apreciar los matices de la música de bajo)". Hombre de Dios, pero si lo que ahora llaman r&b es lo que lleva años arrasando en los 40. ¿Dónde está entonces el supuesto rechazo? Alguien debe haber enseñado al personal a "apreciar la música de bajo", no sé quién habrá sido, los chicos de la CT tampoco... En cualquier caso no entiendo el papel que pueda jugar el perreo en un hipotético asalto a la CT.

Dice David García Aristegui “El dinero de los derechos de autor ayudó a desactivar la cultura” ... Pero claro, la desactivación de la cultura, sea esto lo que sea y sea cierta o no esa desactivación, también es cultura ¿Se referirá a esa cultura que poco antes defendía Lenore? ¿García quiere decir que se conspiró para desactivar cosas como Camela o la ruta del bakalao? Me pregunto si en el hecho de que la crítica musical no se ha ocupado de Camela o el reggaeton puede pesar el que los fans de esta música no sean propensos a comprar revistas del ramo.

Lo inaudito del tema es que estos chicos de la CT reconozcan la existencia de algo denominado "cultura española", algo negado continuamente, por activa y por pasiva, en muchos medios, posiblemente los que ellos mismos frecuentan; menos inaudito es que el rótulo salga a colación para después ponerlo a parir.

Por lo demás muy buenas reflexiones de Fran. Pido disculpas por lo extenso del comentario.

Anónimo dijo...

No entiendo mucho esto de la CT y tras leer el artículo de E. Cabrera "Cae un torpedo...", citado en el estupendo artículo de L. J. Menéndez el lío es cada vez mayor.

Se citan las siguientes frases de Amador Fernández-Savater y David Rodriguez “No se pueden hacer preguntas sobre las formas de organizar la vida en común por fuera de lo posible autorizado” (las ínfulas debordianas de AFS) y “Los medios son muy sectarios y hacen criba de los artistas con carga política”. Acto seguido se reivindica la ruta del bakalao y el reggaeton... Ya puestos podía haberse acordado también del fenómeno OT, tan denostado por "la crítica musical". De todos modos no sé a qué tipo de medios se refieren. Echando un ojo a algunas revistas musicales de hace años veo que aparecen frecuentemente figuras como Manu Chao (portada en algunas ediciones), Negu Gorriak, The Clash y otros artistas que "concienciados". Lo curioso es que veo también que muchos fancines "underground", como Ansia de color, por ejemplo, no hablaban un pijo ni de Marx ni de la conciencia social, ni de la insurgencia indigenista ni ninguna de las grandes preguntas que se hacía el comandante Chao y se interesaban más por los viajes en la inopia de Rocky Erikson y cosas así, totalmente evasivas e intrascendentes; quizás fuera porque aún no se había inventado el reggaeton...¿Serán AdC también CT? Aquí no se libra ni El Tato..

Más perlas, ésta de Victor Lenore, presentado como crítico musical y que, si no entiendo mal, parece acusar de individualismo y elitismo a la CT: "En la prensa se habla mucho de la música como experiencia místico-narcisista y poco de la música como experiencia vital". Como si la experiencia "místico-narcisista" (sea lo que sea) no fuera una experiencia vital. La guinda viene a continuación: "Fíjate que en las entrevistas es clásica la pregunta de qué discos te llevarías a una isla desierta, pero nadie se interesa por qué cinco canciones pondrías en una fiesta con amigos. El prisma individualista queda muy claro". Clarísimo, como si pinchar en una fiesta los mismos discos que te llevarías a una isla desierta fuera algo contradictorio.

Más: "No hemos aprendido nada. Se rechaza la música negra de baile como música baja, cuando en realidad cumple una función tradicional de la música popular: servir de calentamiento para el sexo. Además de ser mucho más sofisticada sonoramente (lo que pasa es que no nos han enseñado a apreciar los matices de la música de bajo)". Hombre de Dios, pero si lo que ahora llaman r&b es lo que lleva años arrasando en los 40. ¿Dónde está entonces el supuesto rechazo? Alguien debe haber enseñado al personal a "apreciar la música de bajo", no sé quién habrá sido, los chicos de la CT tampoco... En cualquier caso no entiendo el papel que pueda jugar el perreo en un hipotético asalto a la CT.

Dice David García Aristegui “El dinero de los derechos de autor ayudó a desactivar la cultura” ... Pero claro, la desactivación de la cultura, sea esto lo que sea y sea cierta o no esa desactivación, también es cultura ¿Se referirá a esa cultura que poco antes defendía Lenore? ¿García quiere decir que se conspiró para desactivar cosas como Camela o la ruta del bakalao? Me pregunto si en el hecho de que la crítica musical no se ha ocupado de Camela o el reggaeton puede pesar el que los fans de esta música no sean propensos a comprar revistas del ramo.

Lo inaudito del tema es que estos chicos de la CT reconozcan la existencia de algo denominado "cultura española", algo negado continuamente, por activa y por pasiva, en muchos medios, posiblemente los que ellos mismos frecuentan; menos inaudito es que el rótulo salga a colación para después ponerlo a parir.

Por lo demás muy buenas reflexiones de Fran. Pido disculpas por lo extenso del comentario.

Víctor Lenore dijo...

Hola Fran:
No me he tomado a mal tu post en ningún momento. Hice el artículo para intentar que en la prensa musical (y en internet) se hablara de cosas de las que no suele hablarse (y que si se hablan en algunos círculos en privado). De hecho agradezco bastante que le dedicaras un post. También a los que han aportado comentarios. Un saludo.

Francisconixon dijo...

Victor: Me alegra saberlo. Si yo hablé de ello es porque creo que es una cuestión interesante, y que presenta un desafío, más en los tiempos que corren. Es la vieja cuestión de la responsabilidad del artista.

Me gustaría dejar claro que en ningún momento niego la legitimidad e incluso la necesidad, de ese tipo de crítica. Mis dudas surgen acerca de sus intenciones de converirse en el nuevo paradigma.

Un saludo.

Anónimo dijo...

El análisis sociológico del arte en un marco histórico es legítimo y necesario, pero siempre es mejor con distancia y sobre todo bajo el punto de vista del relativismo cultural, evitar a toda costa el pensar que un tiempo pasado fue mejor. En los años de crecimiento económico y despilfarro en España se produjeron temas irrepetibles, la música, no debemos de olvidar que también está unida al ocio y no sólo ha de ser una herramienta de protesta. La prensa especializada en España ha contribuido a la pobreza de la escena actual, una cabecera de grupos con una pobreza musical notable que componen con la única intención de epatar con la crítica. Grupos cuyas pobres estructuras musicales son esclavas de sus previsibles e infantiles letras por una necesidad de reconocimiento y ambición alimentada por una prensa que tiene miedo de ser suplantada por la siguiente generación. Cuarentones que se han agarrado a las redes sociales como los actores sexagenarios que se enganchan a la cirugía estética, subiéndose al carro del 15 M por la necesidad de seguir figurando

Anónimo dijo...

Hacia una nueva crítica musical:

"Para Arroyo, “una buena ‘Nueva Crítica’ sería aquella que no dependiera de los amiguismos, ni de las publicidades, ni del quedar bien y que se basara en lo que a uno le gusta y le disgusta” "

Como propósito de enmienda no ha estado nada mal...

Pero bueno, criticar por criticar... Para eso te abres un blog.

Estas cosas de la venta tienen sus servidumbres...Y hombre, tampoco es para tanto, casi todos odiamos el curro que tenemos y al cabrón del jefe. Mal de muchos...

Gloria Porno dijo...

Critica la representación de lo siniestro en mi mierda de música.
Una guitarra y un móvil, una canción al día durante un año:

http://www.youtube.com/channel/UCzeTYtdgoAwqLeFtV05GHgA

Hacer tiene sentido.

Gloria Porno dijo...

...Bueno va, 1 canción cada 2 días, que me he acojonado.

No fuere que me hiciere un fenómeno en la red por mi peregrino desafío, que esas cosas pasan, y las llaman posmodernismo.