Buscar este blog

viernes, febrero 27, 2009

Después de tocar.

Os dejo mi columna de febrero.

LO QUE OCURRE INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE TOCAR

Para unos la felicidad es no sufrir. Para otros, sentirse vivo. Aunque sea metiendo los dedos en un enchufe. Como en el sketch de la canela de La Hora Chanante, unos prefieren las drogas que dan subidón y otros las que dan bajón. El escenario te da ambas cosas.

Allí arriba puedes anularte completamente y dejar que el cerebelo se haga cargo de todos esos movimientos musculares que tantas repeticiones te han costado; o puedes darte un baño de ego hasta llegar a empalmarte, como decía Julio Igesias que le pasaba.

Pero da igual de qué bando seas: cuando te bajas del escenario es como si te despertaran de un sueño, te quedas completamente atontado. La fatiga acumulada, el bajón de adrenalina, la toma de conciencia de que uno es poseedor de un cuerpo con brazos y piernas...

Repasas mentalmente el concierto, lo que ha salido bien y lo que ha salido mal, y tomas nota para analizarlo más adelante. Te buscas un hueco donde tomarte un cubata tranquilamente y luego cada uno se va a buscar lo que más le interesa.

Pero hay que recoger el equipo, maldita sea. Ésta es La Primera Ley del Rock: "Recoger inmediatamente después de tocar". Siempre habrá alguien que diga: "Dejamos el equipo aquí y venimos mañana a recogerlo". Por muy buena idea que te parezca en ese momento, hay que tener la suficiente sangre fría como para recordar La Primera Ley. Si te lo puedes permitir alguien recogerá el equipo por ti y dejará la furgoneta en el parking. En caso contrario tendrás que hacerlo tú, y te perderás la mitad de la noche.

En el fondo da igual. Lo importante es que nada más bajarse uno del escenario comienza el mundo real, ese sitio inhabitable del que intentabas huir aprendiendo a tocar la guitarra. Como dijo el gran Dani Garuz, "Nunca te preguntes el porqué de todo ésto".

6 comentarios:

misterwolf84 dijo...

"el mundo real, ese sitio inhabitable del que intentabas huir aprendiendo a tocar la guitarra"
Que gran verdad joder!

pablo dijo...

Joder tio que razón llevas en todo. La primera ley es la verdad más grande del mundo de los conciertos, promesa consensuada entre todos dificilisima de cumplir, sobre todo si la noche pinta entretenida y dispar. Yo me incluyo dentro del bando de los que se quedan atontaos en el escenario y su cuerpo funciona solo, y sin saber muy bien por que te acuerdas de todo.
Escuchastes a los Dr. DOG?

Harry dijo...

Me están encantando tus columnas para la revista... Y ya que mencionas a Dani Garuz: ¿Hace él los coros de "Cruzando la calle"? ¡Otro temazo!

carlosmondovega dijo...

Lo de recoger justo despues de tocar es recomendable mas que nada porque entre curioso y curioso que le gusta ver lo chuli que es una guitarra de cerca y lo curioso que es el tracklist escrito a mano, siempre hay un chorizo que hace por donde mangar un pedal o algún cable...

Francisconixon dijo...

Pablo: No escuché, ahora lo hago..

Harry; No, los coros son míos..

Marea dijo...

Fran lo del cubata va a estar fácil el día del Plastidepop...

Cuando bajes piensa que has hecho sonreir a muchísima gente y que posiblemente alguna de las canciones que tú has cantado es la que se pone cada día alguien al despertarse...y sí, les haces felices!

Muak,
Marta