Buscar este blog

martes, diciembre 21, 2010

Las listas

Cómo hacer la lista perfecta, por Diego A. Manrique.

Todos los años digo lo mismo, no me gustan las listas de lo mejor del año. Como herramienta de análisis, no me gusta que alguien intente construir reputaciones desde una supuesta posición de privilegio. Como herramienta de marketing, me parece infantil.

15 comentarios:

Víctor dijo...

Ya lo decía Telva la de Pinón: si no estoy entre les listes por lo menos estar entre les tontes

Francisconixon dijo...

:D

soyunalavadora dijo...

Entiendo tu postura, Fran pero también sirven para enterarte de discos, buenos discos, que has dejado pasar durante el año. Hay un punto un poco perverso en la jerarquización pero el tema es no obsesionarse con el 'puestómetro'.

Yo no tengo suficiente retentiva para hacer una lista pero sí que podría decir discos que he escuchado durante este año y que me han gustado. Es ése el valor que yo le doy a las listas: descubrir cosas que les han gustado a otras personas para darles una oportunidad

elzo dijo...

Aparte de la puta manía de sacarlas a mediados de diciembre. Joder, que en dos semanas aún pueden salir cosas chulas. Es más, discos que han salido hace meses no se valorarán en su justa medida hasta dentro de unos años. Vamos que es un sinsentido total. O prefiero opinar eso porque soy incapaz de recordar si el último disco que he escuchado es de este año, del pasado o de hace tres.

Francisconixon dijo...

lavadora: Si todas las listas se hicieran con ese espíritu, estaría de acuerdo contigo.

Francisconixon dijo...

Me explico, normalmete cuando uno hace una lista lo hace para demostrarle a los demás lo listo que es.

Salava dijo...

... últimamente, copiando a otro listo además :)

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con lavadora, las utilizo para conocer nuevos grupos. Con tantisimo talento por descubrir, estas listas me ayudan bastante a elegir y no tener que hacer yo mismo la selección. A parte de eso es cierto que las listas tienen cierta presunción de iluminado por parte de quien las hace, pero eso hay que dejarlo de lado.
Un saludo

soyunalavadora dijo...

Imagino que también es derivado de mis propias limitaciones pero em admira cómo la gente puede llevar esa contabilidad de todo lo que han escuchado durante el año.

J. dijo...

Ayer iba a dejar aquí, en la entrada anterior, un comentario para preguntarte si habías leído a Manrique, pues -casi- siempre lo enlazas en el blog. Menciona a Beach House, de quienes estuvimos hablando en un cruce de comentario.
Sabía que lo pondrías.

Anónimo dijo...

A mí las listas me vienen bien para escuchar canciones que no he podido escuchar.

Además ¿Quién hace caso a un crítico musical?

He trabajado varios años en ese mundo, y creo que entre ellos se tienen vanagloriados pero que la gente suele pasar mucho de sus gustos.

O eso creo yo.

Isaac dijo...

Yo lo he hecho de vez en cuando por divertirme, pero eso, sin creérmelo ni yo. Lo mejor son las listas de las décadas... hay que ser valiente para atreverse con eso!!

groovyfamily (Señorito Plick) dijo...

Bebo ser muy malo con la música. Me paso el año escuchando 8 horas diarias de música: Spotify, Radiostreses, Mondosonoros y siempre salen en las listas grupos que casi no los conozco.
Nunca acierto!!!

Francisconixon dijo...

Anónimo: La mayoría de críticos que conozco son gente maja, no voy por ahí.

Anónimo dijo...

Joder, yo he trabajado durante una temporada como crítico musical. Y aun lo sigo haciendo eventualmente.
Y me considero majo. Y conservo muchos amigos críticando música a los que considero majísimos.

Eso no quita, que cuando trabajaba como tal pudiese observar como todos creían que tenían una repercusión enorme. Que sus críticas podían variar el cauce de la historia.

Sinceramente, y con perspectiva, creo que no es así. En algunos casos, puede orientar, sugerir. Pero cualquier persona con un mínimo de sentido común no odiará un grupo porque JENESAISPOP lo odie, o amará una canción porque Victor Leonore le apasione.

O eso creo yo.

Gracias a Dios, pude encaminarme hacia otros derroteros periodísticos.

Con el anterior post no pretendía decir que los críticos son gilipollas, ni mucho menos, tan sólo que creen que influencian mucho más de lo que realmente lo hacen.

Y me reitero, sus críticas, sus listas o sus diatribas tan solo sirven para orientar, aconsejar, o sugerir. Y siempre, y esto es muy importante, sabiendo todos que estas opiniones son opiniones.

No es lo mismo hacer un wikileaks que una lista de las mejores canciones nacionales 2010.

O eso creo yo.