Buscar este blog

miércoles, diciembre 22, 2010

...A hablar de mi libro.

En estos días de ley Sinde y Lotería (ambas cosas relacionadas con la idea de que se puede obterner algo a cambio de nada) y mientras escucho las premezclas del disco con Ramón, unos pensamientos:

- Internet es lo mejor que le ha pasado a la música en mucho tiempo.

- Los intentos legales de sacar un producto del mercado suelen terminar con la creación de un mercado negro.

- Una vez creada una tecnología no se puede descrear.

- Al margen de su calificación legal, si alguien no quiere que copies su obra y lo haces, lo haces sin su consentimiento. En este punto creo que hay cierta disonancia cognitiva. Por ejemplo, un amigo que trabaja en una importante revista le planteaba a unos jóvenes redactores que defendían el acceso libre al copyright (con o sin consentimiento del propietario) qué pasaría si todo el mundo se descargara la revista y nadie la comprara. Respuesta: "No es lo mismo".

A lo que voy. En septiembre vamos a sacar un disco. El que decida comprárselo que sepa que está marcando la diferencia entre que eso exista o no.

ACTUALIZACIÓN. En este post no pretendía nada más que llamar la atención sobre el hecho de que para que existan los libros, los videojuegos, la música, las películas, etc., se necesita tiempo, que en última instancia es dinero (el tiempo es oro). Por ejemplo, en mi disco anterior tuve mucho menos tiempo para hacer las canciones que en este, con el resultado de que ahora son mejores. Pero por no escurrir el bulto, diré lo que pienso sobre la ley. Creo que actualmente existe un conflicto de intereses entre los poseedores de derechos y los usuarios de internet (esto no es tampoco así, pero por simplificar, si no no terminaríamos nunca). En cualquier caso hay un conflicto. Cuando hay un conflicto, se pueden hacer dos cosas, o liarse a bofetadas o cumplir la ley. En este caso parece ser que hay un vacío legal, ya que la ley siempre va por detrás de la sociedad. Tampoco sé si con las leyes actuales se podría resolver el conflicto, lo cual sería darle la responsabilidad a los jueces, pero eso sería otra larga discusión.

Resumiendo. Yo creo que sí se necesita una ley que regule el conflicto existente. Pero al hablar de una ley restrictiva de derechos, y con largo alcance, debe ser tramitada con las mayores garantías posibles, tanto de fondo como de procedimiento. Eso excluye posibilidad de cerrar una web mediante procedimiento administrativo, tramitación mediante procedimiento de urgencia, negociaciones secretas con otros gobiernos, partidos, grupos de presión, etc.

Y luego cada uno que haga lo que le dé la gana, porque en el fondo es un problema moral. ¿Debo pagar por esto o no? ¿Quiero apoyarlo o no? Las canciones gratis siempre van a estar ahí.

39 comentarios:

Nando dijo...

Hola Fran, supongo que compraré tu disco (físicamente), pues suelo comprar música buena, bonita y barata, y para ello, también suelo descargar música no tan buena ni tan bonita, pero gratis. Si estas descargas no fueran gratuitas supongo que, a la hora de comprar, iría muy a ciegas y no compraría tanto...

Kike dijo...

"En septiembre vamos a sacar un disco. El que decida comprárselo que sepa que está marcando la diferencia entre que eso exista o no."

Repito tu frase porque me parece muy importante y es verdad, de las pocas que se dicen en este debate.
Porque no es cierto, que si desaparecen las descargas éstas se transformarán en ventas. Me han pasado pelis y discos "piratas" por los que nunca pagaría. Se descarga mucho porque es gratis.

La industria audiovisual, creo, tiene un gran problema de modelo de negocio y uno pequeño de piratería.

Francisconixon dijo...

KiKe: Totalmente de acuerdo con tu última frase. Por eso digo al principio que intentar reconducir el mercado a base de leyes es poco eficaz. Y es que aquí se están mezclando dos cosas diferentes (pero relacionadas, claro): el cierre de webs y el respeto al copyright.

Francisconixon dijo...

Nando: No quiero parece un pedigüeño, sólo remarcar lo obvio. A estos niveles de grupos pequeños, cada disco vendido es un mundo. Igual que cada entrada vendida en los conciertos que hicimos recientemente fueron determinates para sacar el proyecto adelante.

Anónimo dijo...

Yo descargo música. Mucha música.
Yo veo series online. Muchas series.
Yo compro poca música, la que compro, realmente me gusta, y se convierte en un acto casi íntimo, entre el grupo y yo, o al menos, yo lo intento ver así. En cambio, voy a todos los conciertos que puedo. Cada concierto cuesta 10/12/25 euros. Mi dinero va a los conciertos, a las actuaciones en directo, lo cual creo que repercute directamente en el artista y no en la industria.
La manufacturación de música (entendiendo como tal la producción de discos) es un fenómeno relativamente reciente en la historia de la música. Beethoven, Bach, los primeros bluesman, los cantos gregorianos, el flamenco... se realizaban para su 'actuación', y los músicos se ganaban así la vida. ¿No crees que se debe volver a que los artistas ganen dinero en los conciertos? Internet es lo mejor que le ha pasado a la música, coincido contigo, hoy en día hay más oferta, más influencias, más transvases que nunca y eso hace que la creatividad sea ilimitada. Puedo conocer grupos de Japón, discos descatalogados o géneros ignotos que nunca antes podría haber aspirado a descubrir.
Nos han dado todas las opciones para hacer de todo (software, hardware, ancho de banda, DVDs, MP3s, ipods...) y ahora prohiben su uso. Es tremedamente paradójico.
Creo que lo que va mal es la industria, y no los músicos.
Gracias por tu reflexión.

MiJacK dijo...

Voy a hablar de mi situación personal en cuanto a la música a artistas .. digamos.. palabra que no me gusta.. independientes.

yo siempre compro los discos de gente como tu. Gente que se autoedita o gente que está en sellos pequeños, gente que seguro, muchas veces pierde pasta haciendo estas cosas o gana muy poca. Y aparte, que cojones, soy un puto fetichista.

El vinilo de erasmus borrachas mola mucho. A ver de donde nos bajamos eso.

Cosa que no quita, que me baje cantidades ingentes de música, comprando luego la que merezca la pena y siendo consciente que muchas veces no está del todo bien hecho (moralmente)

Ante todo, creo que hay que respetar la voluntad del autor, sin el que no existiría lo que nos estamos descargando. Otra cosa es que algunos autores hablen en representación de otros, pero creo que no es de esa música de la que disfrutamos los que seguimos tu blog.

Aparte, dentro de diez, quince o veinte años, me gustaría poder escuchar esa música que me está marcando ahora de la misma forma que ahora escucho los discos que me molaban cuando tenía 17 años, en su formato original. Tenerlo en mp3, con el paso del tiempo, es equivalente a no tener nada.

Del disco de Gloria y la belleza sureña me compre 4 copias para regalar en Fnac Donosti (No todas, pero seguro que me llevé la mayoría de las que había). Mejor eso que regalar calcetines.

Y ahora si me lo permitís, me voy a ir a pagar 8 euros por un cubata a un bar, cosa que también hago a menudo.

Maldito debate, que dificil es coger postura.

Saludos.

Francisconixon dijo...

Nando: Me preguntas si creo que los artistas deben vivir del directo. El problema es que no todos los artistas son iguales. La grabación de sonidos es una forma de arte en sí misma. George Martin, Phil Spector, Brian Wilson, Burt Bacharach, Quincy Jones, Lee Scratch Perry, Alan Parsons, Giorgio Moroder, Don Costa, Joe Meek, Rick Rubin... ¿Qué hacemos con ellos, decimos que lo suyo ya no vale? ¿Ya no habrá otro Pet Sounds, otro What's Going On? Para mí es un empobrecimiento, la verdad. No digo que lo que había antes fuera bueno, digo que por lo menos sepamos a qué estamos renunciando. Este disco lo hemos podido grabar en un estudio. El próximo a lo mejor lo grabamos en casa. ¿Sonará igual de bien? No.

Francisconixon dijo...

Yo no digo que haya que prohibir nada, yo digo que hay que apoyar las cosas que nos gustan.

Anónimo dijo...

No, no digo que los artistas deban vivir SÓLO del directo. Es evidente que la grabación se ha convertido en un fenómeno en sí mismo, en una manera de arte, estoy completamente de acuerdo contigo. Digo que los artistas debieran considerar los conciertos como una parte sustancial de sus ingresos, potenciados por el conocimiento (favorecido por internet) que hay de su producción. Yo jamás hubiera ido a ver a Pony Bravo en directo hace quince días (por poner un ejemplo inmediato) si no me hubiera bajado su disco de su web. Uso un caso muy concreto de licencia 'CreativeCommons', sé que hago trampa... El tema es que disfruté mucho de ese concierto, y si no hubiera descubierto a esa banda hace un tiempo, me lo hubiera perdido. Los 15 euros de la actuación espero (y eso es otra discusión) fueran en gran parte para ellos.

Ah! y no soy Nando!! soy 'Anónimo' ;)
Un saludo, es un placer tremedo poder hablar de estas cosas por aquí y contigo (soy un pelotas).

Salava dijo...

Yo sigo pensando que sería genial que los artistas tuvieran una cuenta de esas tipo "paypal" de "donar" como he visto en algún blog. Es tan inmediato como bajarte un disco (pirata o no pirata), y no es incompatible con ir a conciertos y demás. En mi caso hay artistas a los que daría agusto más que a otros (o más de lo que me cuesta el disco o un concierto) sin más contrapestación "directa" que lo bien que me hacen sentir. Supongo que sería algo así como un mecenazgo... pero sin guarradas ¿eh? :D

MiJacK dijo...

Decir que los musicos tienen que vivir de dar conciertos es como decir que los escritores tienen que vivir de ir a recitar trozos de sus libros a fnac. Que cada artista decida. Yo les pondría a trabajar en una oficina. jiji

Francisconixon dijo...

Anónimo: Jaja, perdona!

Lo que me comentas es algo sabido, la importancia del directo y la potencia de internet como herramienta de promoción. De hecho la mayoría de discográficas piden una parte del dinero de los conciertos como condición para sacar el disco. Además normalmente el grupo gana más por los conciertos que por los royalties. Cuando un grupo empieza lo que quiere es que lo escuche el mayor número de gente posible para que luego vayan al concierto.

Lo que no es verdad es que los conciertos sean la panacea. Hay mucha gente que no puede salir a tocar porque le cuesta dinero. Yo sin ir más lejos toco en acústico porque no me puedo permitir mover una banda.

Francisconixon dijo...

Al final la cuestión es: ¿La sociedad quiere que existan músicos profesionales, o no? Si es que no, pues nada.

juanan dijo...

Y nadie mete en el debate el IVA de los discos, o el precio que le mete una disco a una productora por un disco y por cuánto lo vende la FNAC finalmente...

Anónimo dijo...

El negocio de los conciertos y el de los discos son negocios, y si me permite, artes muy diferentes.
Muchos discos no se pueden llevar al directo por ser producciones complicadas.
Por mi parte odio ir a conciertos y me encanta escuchar música en casa. No considero que haya una relación intíma entre el grupo y yo. Simplemente unos discos me enloquecen más que otros. Los discos hay que machacarlos, manosearlos, escucharlos una y otra vez y esa es la cultura que ha cambiado.

La ex vecina dijo...

Fran, artículo de La Vanguardia del 15 de diciembre sobre la función social de los músicos:
http://edicionimpresa.lavanguardia.es/premium/epaper/20101215/54090201808.html

Un abrazo.

La ex vecina dijo...

http://edicionimpresa.lavanguardia.es/premium/epaper/20101215/54090201808.html

(las prisas)

Nando dijo...

Como ya se ha comentado, el problema es que la industria está totamente pervertida y anclada en su pasado. Gracias a ese pasado pudo haber grandes obras como las que comentas, Fran, pero pienso que esos discos no van a ser posibles si los artistas esperan el apoyo de la industria. Sólo serán posibles gracias al artista que quiera hacer ese trabajo. La industria sólo quiere a la próxima Lady Ga-Ga.
Los músicos profesionales que pemanezcan serán los que no lloren tanto (A.Sanz, M. Bosé...)y los que se adapten a las circunstancias, tal y como han hecho, o no, otras industrias o profesionales que no han tenido la posibilidad de ser escuchadas a estos niveles.

La ex vecina dijo...

http://edicionimpresa.lavanguardia.es/premium/epaper/20101215/54090201808.html

(las prisas)

Anónimo dijo...

Yo no tengo mucho tiempo para bajarme música. Prefiero ir a comprar y a charlar con los amigos. Y tener en mis manos los cds. Yo compro.
Y, la verdad, no tengo una postura meditada. Me parece muy razonable lo que dice Fran.
Y puedo dejar de poner un ejemplo que repito siempre. Soy un pesado: ¿Por qué si compras un libro de AR Quintana pagas el 8%, y si compras la novena de Beethoven o el Revolver el 18? Pais.. J

Francisconixon dijo...

Anónimo: Por el prestigio de los formatos. Un libro es más que una película y una película es más que un disco. Y da igual lo que haya dentro.

Anónimo dijo...

O puede que por la consideración de ocio, de espectáculo. ¿Pero no es ocio, espectáculo, literatura, La isla del tesoro?
Lo que quiero decir es que la literatura y la música deberían tratarse de la misma forma. Y el teatro, y el cine,y el cómic....
Feliz Navidad!J.

Isaac dijo...

Es muy probable que haya una malversación de conceptos con origen en la industria, pero eso no es justificación para que el público malverse otras tantas ideas por su cuenta.
Por ejemplo, la cacareada vuelta al directo... Para que un directo fuera verdaderamente rentable para el grupo -no hablo ya de organizadores, probablemente una gente prepotente, trajeada y con corbatas chillonas de seda italiana- las entradas tendrían que estar a 50 ó 60 euros. Y hablo de un grupo como Francisco Nixon en una ciudad periférica, como Cádiz. Puesto que ello no es posible, el pequeño grupo independiente baja su caché, se adapta y, al final, acaba tocando prácticamente gratis porque, casi siempre, sus miembros trabajan en otra cosa. No nos engañemos, por favor. Tenemos que pagar. Y el que no pueda, que se aguante. O que se beba una ginebra de pepino menos, que para gastar pasta en cubatas nadie tiene miramientos.

Y no, no debería bajarse el IVA de los discos. Lo que debería es subirse el de los libros y destinar esos impuestos a difusión, promoción y apoyo a la creación cultural. A toda la creación cultural.

No que aquí queremos tener todo tipo de servicios sin pagar y sin nada. Sin pagar por libros, ni por películas, ni por discos, ni, por supuesto, impuestos. Eso sí, qué bien viven los suecos y los noruegos... pues claro! Pagando impuestos y respetando el trabajo del prójimo viven de puta madre, no te digo...

Qué debate más coñazo... No me importa que la ley Sinde fuera injusta. Habría servido por lo menos para parar el carro de esa gente que dice representarme en nombre "los internautas" adulterando ideas como "libertad de expresión"(¿conocen a alguien que no sea internauta? Hasta mi abuela lo es, y no es una frase hecha)

al dijo...

Algunas cosas que leo de gente ajena sobre lo que es mejor o no para el músico deberían ser públicamente contestadas por gente afectada por la "cultura del todo gratis".

Siempre salen los mismos tags: música en vivo, probar el producto, canon digital, industria caduca, chalé en Miami, salario mínimo interprofesional...

Mecagoenmismuelas, que alguien diga que los artistas están en SGAE por voluntad propia, que ésta aporta una gran parte de sus ingresos en el negocio y que está bien ser un mono de feria pero que hay que sobrevivir el resto del año!!!

PD: Joder con Noah and the Waves, super descubrimiento!

Anónimo dijo...

Isaac, te equivocas en un detalle FUNDAMENTAL en tu último parrafo, y es que esta ley no habría servido para nada por que los jueces ya se han pronunciado mil veces sobre el asunto y siempre han dado la razón a los mismos.

La gente que tiene esas páginas que quieren cerrar han sido detenidos, y posteriormente absueltos. Por que lo que hacen NO ES ILEGAL. Y con esta nueva ley lo que hacen esas páginas seguiría sin ser ilegal. Por lo tanto esa ley no era solución de nada.

Y si, el debate es un coñazo.



Fran, solo comentarte una cosa: todo el dinero que me he gastado en tus discos y conciertos, más el que pienso seguir gastándome tanto en una cosa como la otra, no lo tendrías de no ser por internet.

Y como yo, mucha más gente. Pero muuuucha, muuuuuuchísima más de la que probablemente te imaginas ;)


saludos desde Asturias, gracias por tus canciones!!

soyunalavadora dijo...

Lo que tiene cojones es que tenga más contestación la Ley Sinde que la reforma de las pensiones

Francisconixon dijo...

Anónimo: Yo debo de explicarme muy mal, porque parece que yo me meto con internet, o que no aprecio su importancia. Internet me ha dado de comer durante varios años, y no por la música, sino porque he estado trabajando empresas del sector. Este blog es la prueba de la importancia que tiene para mí todo este entorno. Yo he regalado música, pero no colgándola, sino llegando a MANDARLA POR CORREO.

Lo único que he dicho es que si sólo cogemos y no damos, al final no habrá nada que coger. Y eso no tiene nada que ver con la ley. Es una cuestión de ecosistema. ¿Cómo se tiene que regular ese intercambio? Pues no lo sé, la verdad. Si el mercado no sirve, no sé qué puede sustituirlo. Alguien por allá arriba ha hablado de mecenazgo y cosas así. No sé yo.

Kike dijo...

Doy fe de que es cierto, a mí me ha regalado música por correo postal. Qué tiempos :-D


Como siempre que sale este tema de conversación, superfan de Fran ;-D

Anónimo dijo...

Hola Fran. Tengo una duda que después de leer varios artículos sobre ello no termino de tener claro:
¿Tu cobras algo, lo que sea, porque discos de Nixon, LCB o Australian se pueda escuchar gratis con Spotify (o en un sitio de estos)?

Francisconixon dijo...

Yo de momento nunca he cobrado nada. Sé que a Siesta le han llegado liquidaciones por cantidades insignificantes. Insignificantes quiere decir menos de cinco céntimos. Es decir, menos que el valor del papel de la factura. Me imagino que su modelo de negocio es llegar a acuerdos con grandes catálogos (Sony, Emi, etc.) a un precio determinado, y luego repartir los ingresos por publicidad, cuentas premium,ventas, etc entre los demás. No sé, ahí cada sello negociará su parte, con los agregadores y demás.

Yo me imagino que Spotify habrá arrancado con un fondo de inversión de capital riesgo y que de momento será deficitario, a la espera de lo que pase en el futuro también con iTunes, que es competencia directa.

Nadie sabe nada porque las negociaciones son secretas, evidentemente.

En este artículo lo explica un poco
http://www.elenacabrera.com/weblog/la-dificultad-de-saltarse-a-los-intermediarios-en-la-industria-musical/

Anónimo dijo...

Gracias por tu respuesta. La verdad es que me han entrado ganas de comprarme el disco de Comando Suzie en doble vinilo, aunque no había escuchado el nombre en mi vida.

John Carew dijo...

Es el sistema que tenemos.
Darwinismo y selección "virtual".

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/articulo/cultura/industria/musical/ha/primado/horterada/rentable/usar/tirar/ahora/queja/elpepucul/20101223elpepucul_17/Tes

gon dijo...

Preguntas:

-¿Cuánta gente se compraba antes series completas en DVD? ¿Cuánta gente se las compra ahora porque se ha podido bajar capítulos en internet y le han molado?

-¿Cuántos CD's nos hemos comprado y al final nos gustaban tres canciones de doce como mucho? ¿Nos han devuelto el dinero?

-¿Cuánta gente se compra El Público los viernes sólo porque por 2'50 euros te da una peli bastante molona? ¿Merece la pena bajarse esa misma peli por internet cuando es probable que sólo la encuentres doblada o con una calidad pésima?

-¿Iría al cine a ver una peli española como puede ser Azuloscurocasinegro? No. ¿Me la bajaría por internet? Sí. ¿La compraría en el topmanta? No. ¿La compraría en DVD después de haberla visto? No. ¿La vería si la pusiesen en la tele? Probablemente no por problemas de horario. ¿Qué es mejor para el cine español, que me la descargue y la vea o que no la vea ni la compre en ninguna otra circunstancia?

-¿Pagaría por ser socio de un Spotify de películas? Dependiendo del precio, sí. ¿Por qué no existe (con una oferta de películas extensa, claro)?

-¿Cuánta gente que ha publicado algún libro vive realmente de publicar libros? ¿Cobran algo cada vez que alguien saca su libro de una biblioteca pública?

R dijo...

Hola Fran, yo no he comprado ningún disco tuyo. Un recopilatorio de Pepsi con el "Chup chup" es lo único original que tengo de toda tu discografía. Dejé de comprar CDs cuando tenía que convertirlos a MP3 para poder escucharlos.

Sin embargo, voy prácticamente a todos tus conciertos en Madrid y te he visto tocar en media España con La Costa Brava y ahora con Ricardo. Si tuviera dinero suficiente, ya os había contratado para una fiesta a domicilio.

No sé cuánto del dinero de los conciertos va a vosotros realmente, pero lo que sí es cierto es que si alguien no me hubiese grabado vuestros discos para que me acompañasen en mis momentos de soledad allá por Alemania ahora no estaría aquí diciéndote que los tiempos cambian y que no todos los que descargamos somos unos ladrones que deben ser perseguidos por la ley. Yo al menos no me siento moralmente así.

Francisconixon dijo...

R: Yo tampoco pienso que la gente que se descarga sean unos ladrones, nunca he dicho eso.

R dijo...

No, por supuesto que no, tampoco creo que lo pienses. Lo que quiero decir es que me preocupa que los encargados de regular el tema (http://www.youtube.com/watch?v=Jne7HZP72O8) opinen que si te descargas un disco eres tan cabrón como el que fuma delante de una embarazada o tira los contenedores de basura en medio de la carretera. Me parece un mal punto de partida para llegar a un consenso.

evamarín dijo...

Hola Fran,
Todo este debate a mí se me escapa de las manos. Parto de premisas parecidas a las tuyas y que creo q, en el fondo, compartimos muchos (proteger la creación, la propiedad intelectual y favorecer su difusión) pero después de leer todo lo q se ha publicado estos días sigo creyendo que nos negamos, en general, a ver el conflicto q tú señalas y q se resume en qué derecho prima sobre el otro (el de los creadores o el de los consumidores). Este debate en otro ámbito - fuera de la propiedad intelectual- no se plantearía. Y eso es lo más triste de todo: hemos conseguido entender el concepto de "marca" y de "denominaciones de orígen" ( distinguimos el champán del cava)términos que dicta la velocidad del mercado y de nuestro consumo, pero lo de los derechos del escritor, músico y cineasta profesional es otra cosa. Pero otra cosa para todos que no parece que consideremos la creación como trabajo. O al menos como un trabajo que tiene que ser remunerado, como el de todo ciudadano.
Conozco poco la Ley Sinde, pero no me gusta, por una cuestión de procedimiento fundamentalmente y también porque creo q es un parche y no una verdadera reforma de la ley de propiedad intelectual que creo q es lo q hace falta. No me gustan los parches en las leyes y no sé si estas son eficaces para reconducir el mercado. Pero sí que creo q deberían servir para proteger nuestros derechos. Y el tuyo( músico) y el mío (consumidora) coinciden cuando te compro el disco o cuando lo escucho en un sitio que tú permites, o en un concierto´, cada vez que suena "treinta y tres" y al ver el single de Nadia en la librería de casa.
No sé por dónde debe ir la solución, pero me gustaría tener siempre la posibilidad de tener un disco tuyo entre las manos. Y las canciones en el ipod, por qué no.
Un abrazo,

eva

ps: de los distribuidores no digo nada porque me indigno y me pierdo aún más cuando pienso cuánto se llevan por un libro...el mercado me confunde más q la noche a dinio.

Señor Insustancial dijo...

Hola a tod@s,

Propongo un rollo Noguera, a ver que tal:

Un mundo supertecnológico donde todos los seres humanos están interconectados por la Red de Redes, un rollo así cyberpunk donde las grandes corporaciones controlan el cotarro y la peña va en aerodeslizadores y toda la pesca y se juega al Rollerball...O sea, la guasa cibertrónica.

Y de pronto, en medio de aquello aparecen unos tíos subidos en un carro de bueyes que hacen caca a su paso y los tíos eligen una esquina de una ciudad que es como de Blade Runner y se ponen a tocar sus cancioncejas pasando, tras la actuación, el platillo que porta un niño vestido de Lazarillo de Tormes. Es espectáculo es grabado por los transeúntes que cuelgan el vídeo en redes sociales.

¿Me explico?

Es curioso como los defensores de las tecnologías abogan por soluciones renacentistas para la supervivencia de los artistas:

-Mecenazgo (como los Medici o los Borgia).

-Vuelta a la carretera (músicos y actores en plan cómicos de legua o juglares y escritores reconvertidos en ciegos de esos que iban contando Cantares de Ciego que se llamaba)

El daño colateral de todo esto no es si la disquera de turno deja o no deja de ganar dinero (que ya se encargará de ganar de otro modo), el daño más grande es que, a todas luces, esto arramplará primero con lo minoritario.

En los años venideros veremos caravanas en plan Circo Ringling paseándose por las ciudades tecnológicas del futuro. ¿El precio de la entrada? ¡Huevos! Tu canta un par de temas y, si me gusta, te doy unos centimazos de euro que los artistas sois unos truhanes y os lo gastáis todo en vicios. Y si no, que pague el ayuntamiento.

Un abrazo.