Buscar este blog

jueves, noviembre 24, 2011

La verdad está en la taquilla.

Interesante artículo hoy El País sobre la situación del Teatro en la era de la desaparición del dinero público, situación que, mutatis mutandis, puede compararse con lo sucedido en la música en los 80 y primeros 90, cuando se pagaban grandes cachés a los grupos por las fiestas patronales.

Sobre el tema de las subvenciones, hay escuelas. Al margen de la justicia o injusticia de las ayudas, cuestión discutible, yo soy de los que opinan que si te quieres cargar un sector, la manera más fácil de hacerlo es subvencionándolo, porque distorsionas completamente los incentivos.

El problema que tiene la música ahora mismo es que, a falta de dinero público, está cayendo en poder de las marcas de cerveza y similares, y eso tiene sus riesgos, porque en cuanto ese dinero desaparezca (que lo hará), entonces qué.

La primera cosa que le dije a Richi cuando me preguntó de qué iba esto de tener un grupo, fue: "Mira Richi, la verdad está en la taquilla". A mí me gustaría salir de gira con una banda, pero con las taquillas que hacemos actualmente, no nos lo podemos permitir, así que intentamos adaptar el show a la taquilla, no al revés. Tal vez esté equivocado, pero no veo cuál es la alternativa. Por eso creo que es tan importante acostumbrar a la gente a pagar entrada y a pagar por los discos (no estoy hablando de prohibir nada, sino de dar gratis tu música y cosas así), porque es la única manera en la que de verdad se pueden poner de manifiesto las preferencias individuales, y de saber si lo que tú haces está siendo valorado o no.





28 comentarios:

Carlos dijo...

Muy bueno. Totalmente de acuerdo.

Anónimo dijo...

"es tan importante acostumbrar a la gente"???

Anónimo dijo...

No estoy muy seguro de que subvencionando un sector te lo cargues. Si es cierto que hay que tener un control importante sobre el dinero que es de todos. En el cine por ejemplo, existe la gran mentira de que en Hollywood no se subvenciona, y sin embargo, cuando las producciones se empezaron a ir a Canadá el señor Swatzenegger (como se escriba), incentivó a los productores con la excención de pago de los seguros sociales. Ese importe es una subvención.
Por otra parte hay sectores que por su situación parten con una desventaja con respecto a sus competidores, y hay que protegerlo (el sector de la fresa de Lepe como ejemplo inventado). Hay otros, por otra parte, que entre todos hemos decidido que precisan de especial protección por su interés cultural y patrimonial (qué se yo, el de los cantores de rumba cántabra). No estoy de acuerdo con la simple ley de la oferta y la demanda y la mano invisible que mueve el mercado porque al final no es tan invisible y desinteresada como los hechos demuestran.
Esto es una cosa, y otra es darle la subvención al primo hermano, fomentar el clientelismo, etc,etc.

Anónimo dijo...

si, es muy importante acostumbrar a la gente. la semana pasada estuvimos fuera de nuestra ciudad tocando, y de un público de 30 personas(maravilloso, eso si), pagaron 6. el problema(uno de tantos) es que hoy en día mucha gente se escaquea de pagar. si, es así.
uno porque escribe en un blog, el otro porque es amigo del telonero y la otra porque es novia del dj. total, que al final el que paga el bolo es el grupo. porque no se si la gente es consciente de que alquilar una furgoneta vale pasta, la gasolina, alojamiento, dietas....
lo cual te hace plantearte si no es mejor quedarte en tu casa y dejar lo de salir a tocar para los de "major league".

Anónimo dijo...

Anónimo:
Acostumbrar a la gente que si los conciertos han sido gratis hasta ahora ha sido porque alguien lo ha pagado (ayuntamientos, alcaldías, marcas, obras sociales de las cajas,...)

Si la gente piensa que todo es gratis (debido a las subvenciones) y como cada vez hay menos dinero en las arcas... pues es muy probable que cada vez haya menos conciertos.

Fran, cual puede ser el coste de mover un grupo de 5 personas a hacer un concierto en 2 ciudades cercanas un fin de semans (alquiler de furgo + hotel + comidas)... 800€??

ya solo toca dividir por el número de gente que va a los conciertos.

Si consiguieramos que fueran 100 personas entre las dos ciudades obtendríamos un beneficio de 200€ (a repartir entre el grupo + las 2 salas que lo organizan)

Lo único que quería reflejar con este comentario es que organizar un concierto implica unos costes que alguien tiene que costear para que al final pueda ver a Fran en Alicante/murcia (por poner un ejemplo)

Así que la gente debería ecostumbrarse a pagar por obtener algo.

Anónimo dijo...

anonimo: la aproximación no esta mal, pero olvidas que las dos salas también cobran alquiler, y no por menos de 200€ cada una. con lo cual, para un grupo que salga de su ciudad y venda 100 entradas a 10€, no resulta rentable.

Francisconixon dijo...

... + 10% Sgae de la taquilla + porcentaje del agente de zona + porcentaje del mánager + pegada de carteles + conductor + técnico de sonido + porcentaje del sello discográfico (en su caso)...

Anónimo dijo...

Fran cual era el *coste así por encima de mover a la costa brava a tocar por ejemplo en malaga/sevilla (si se puede decir claro)

*coste = a todos los gastos del grupo para poder hacer ese concierto sin contar los beneficios

gon dijo...

Es un poco ingenuo lo que voy a decir, pero ¿arte no era aquello que uno seguiría haciendo aunque no le pagasen? En algún sitio he oído yo esto.

Francisconixon dijo...

El coste ya lo han dicho más arriba, más o menos son 1000€ por concierto, ajustando bastante.

Daniel dijo...

Gon,

De lo que se está hablando aquí no es de ganar dinero, sino de no perderlo cada vez que alguien hace un concierto.

muy poco gente (gran grupo) es capaz de ganar dinero en los concierto, lo normal es ver la forma de perder el menor dinero posible

Francisconixon dijo...

Gon: El arte no sé, yo no hago arte, yo lo que hago son canciones, y hacer canciones con destreza conlleva una importante inversión en tiempo y entrenamiento, lo que supone un coste de oportunidad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Coste_de_oportunidad

gon dijo...

Ya, lo que intentaba decir es que no todo beneficio es monetario.

Francisconixon dijo...

Gon: Sin duda, tocar es en sí mismo algo divertido, es más, para mí es una actividad noble. Pero lo que se discute en el post es si debe ser una actividad rentable. En este blog se defiende la tesis de que el músico no es un artista, sino un artesano; y que hacer canciones no es un arte, sino un oficio. Y además, un oficio no subvencionado.

Anónimo dijo...

Gon, tu trabajas gratis? Es que hemos desprestigiado esta profesión desde siempre.

gon dijo...

Pues a eso voy, que no creo que hacer canciones tenga que ser en sí misma una actividad rentable desde el punto de vista monetario.

¿Y qué opinas de la opción de hacer suscriptores de tu música? Pagan una cuota y de ello obtienen unos privilegios en los conciertos, en productos, en información...

gon dijo...

Hago gratis cosas por las que otros cobrarían, sí.

Francisconixon dijo...

Gon: Estoy de acuerdo contigo, hacer canciones, como jugar al fútbol o hacer casas de madera, no tiene por qué ser una actividad rentable. Si la sociedad decide que no necesita músicos profesionales, yo soy el primero en asumirlo, y dedicarme a otra cosa.

Lo de la suscripción no le veo mucho sentido. Uno compra canciones, no "artistas".

Daniel dijo...

Gon,

No crees que es un poco contradictorio lo de las subscripciones... Por un lado defendías el concepto del ARTE y por otro defiendes la producción a través de subscripción... Es decir fuerzas por medio de la subscripción al "artista" a tener una obligaciones con la gente que paga

Que yo sepa el concepto del ARTE está reñido con las obligaciones, no?

Implicaciones de no tener músicos profesionales... pues que sólo verías a los músicos que tocan en la plaza de tu pueblo o ciudad

Francisconixon dijo...

Tal vez Gon se refiere (no lo sé) a la idea de que la grabación hoy en día está fuera del mercado (por el tema de internet, etc.) y que habría que considerarla como un "atractor" alrededor del que se moverían los verdaderos negocios. Una variante de lo de "los grupos viven de los directos".

Mi experiencia es que la grabación es el corazón del negocio, y que si no se consigue rentabilizar por sí misma, arrastra consigo al resto de proyecto. Es como tener dos empresas y pagar las pérdidas de una con los beneficios de la otra, al final te cargas las dos.

Anónimo dijo...

¡La "cultura" ha de ser gratis! En los foros de los diarios esta afirmación aparece cientos de veces cada vez que hay una noticia en la que se cuestiona la gratuidad de las descargas.

Ni los automóviles ni los sifones para el fregadero, que también forman parte de nuestra cultura, generan polémicas de este tipo.

Prima en estos voceras del gorroneo una mezcla de mercadofobia y de sublimación de las actividades artísticas al rango de lo trascendental: romanticismo puro y duro.

La música siempre ha habido que pagarla, y sorprende que sean los que la tienen en un pedestal los más remisos a valorarla (económicamente, se entiende). Han convertido la defensa de lo gratis en ejercicio sacerdotal y una y otra vez nos advierten del error de hacer bajar la sublime "cultura" a la plaza del mercado. La hacen bajar, sí, pero directamente a sus discos duros, pura, sin la mácula del dinero, del suyo.

¿Quién demonios se va a sentar durante un año delante del ordenador para escribir un ensayo sobre lo que sea si en cuanto lo publique los "defensores de la "cultura"" van a colgarlo (ahorcarlo, se diría) en la red para que pueda ser descargado por la patilla? ¿Qué productor arriesgará un sólo euro para financiar una película que al poco de ser estrenada estará en la manta digital para disfrute los yoncarras del esfuerzo y el dinero ajeno? ¿Tan nutritivo es el amor al arte como algunos parecen creer?

Quieren artistas, pero del hambre.

gon dijo...

No iba a contestar para no ponerme pesado (porque es cierto que lo soy), pero quería aclarar una cosa. No tengo una teoría formada y opuesta a la vuestra, simplemente intento introducir otros puntos de vista para matizar ciertas posturas.

En este caso, por ejemplo, sólo he participado porque me han llamado la atención dos cosas:

1. Si alguien dice que pierde dinero con los conciertos y los sigue haciendo será porque obtiene otro tipo de beneficios no monetarios y ese tipo de beneficios también se tienen que tener en cuenta entonces en la ecuación.

2. Si alguien intenta obtener beneficios con un producto y no lo consigue creo que no sólo tendría que plantearse si el mercado se está desenvolviendo de manera "limpia" sino también si su producto es lo suficientemente interesante para los consumidores.

Dicho esto, añadiré que cuando algún músico de los que tocan en la calle me gusta, le doy dinero.

Francisconixon dijo...

Gon: Lo primero que piensa un grupo que no vende es que su producto no gusta.

De lo que iba el post es de si un sector deficitario debe ser subvencionado. Mi postura es que no, pero con la condición de que los derechos de propiedad y las reglas del juego estén bien definidas para todos los jugadores.

Siento si yo también he sido pesado.

Francisconixon dijo...

La música no es necesaria para vivir, así que si quieres que exista, tienes que pagarla. O esperar a que alguien lo haga por ti. Que tal y como están las cosas, no creo.

Salava dijo...

"La clave es dirigirte a un público que no sepa bajarse las canciones de internet. Mocedades no es líder de descargas ilegales".

(es de mi mujer hace un minuto)

:D

Anónimo dijo...

Siempre me ha resultado muy curioso un detalle. El fútbol vive EN SU TOTALIDAD, desde el Madrid/Barsa hasta el Colloto, gracias a subvenciones. Unas más encubiertas que otras, pero SIEMPRE dinero público.

La música o el cine recibe infinitamente menos dinero público, y en cambio se llevan todas las hostias por ello...

Con el agravante de que los dueños de las SAD´s son casi todos unos elementos a los que mejor ni darles la mano.

Anónimo dijo...

Bueno, y después de tanta discusión... ¿hay fecha ya de lanzamiento del nuevo disco? Que ese sí voy a comprarlo... :)

Francisconixon dijo...

Todavía no sabemos la fecha de salida.