Buscar este blog

jueves, abril 19, 2007

Scott Fitzgerald


Scott Fitzgerald es una persona súper importante. Le pagaban un pastón por los cuentos que escribía y para mí es el último romántico. Tenía una novia bailarina que se volvió loca (déjese querer por una loca etc.) y murió alcoholizao. Truman Capote flipaba con él. Aparte de sus cuentos (lo mejor), El Gran Gatsby es genial. Tres frases para la memoria (cito de memoria): 1. "Cuando era más joven e impresionable mi padre me dio un consejo que nunca he olvidado: No juzgues a los demás porque ellos no han tenido los mismos privilegios que tú"; 2. "Su voz está llena de dinero"; 3. "- El pasado no puede repetirse. - ¿Cómo que no? Claro que se puede!". La peli, una mierda.

11 comentarios:

Celestina dijo...

WOW, NO HE LEIDO NADA DE FITZGERALD, SIEMPRE HE QUERIDO LEER ESTE LIBRO (THE GREAT GATSBY), QUIZA TU SUGERENCIA SEA UN PUNTO DE APOYO :p=

Manga Ranglan dijo...

Tamara de Lempicka también molaba un huevo de pato. Exposicíón en Vigo que nadie debe perderse.

Noe dijo...

A mí me da un poco de pena de Gatsby, aunque a él no le habría gustado nada darla. ¿Existiría de verdad como apuntan aquí -> http://www.elmundo.es/magazine/2002/145/1025874143.html? Si no era un seductor no era Gatsby...

jesus (of suburbia) dijo...

Qué sorpresa encontrar que hablas de Scott Fitzgerald. Para mí el mejor escritor que ha existido. El gran Gatsby es única, una de las primeras novelas que leí y me dejó pasmado (la peli que se hizo también me encanta), luego está Suave es la noche casi autobiográfica, también A este lado del paraíso, su primera novela, y El último magnate, su última novela que dejó sin acabar pero que era fascinante (con una película igualmente memorable). Y me queda Hermosos y malditos que es la única que todavía no he leído.

Y luego están sus cuentos, Cabeza y hombros, uno de ellos, me parece de lo mejor que he leído en mi vida.

Se ve que es mi escritor preferido, pero era un tipo que escribía como nadie. Como veo que has puesto unas cuantas citas, dejo aquí el final de el Gran Gatsby:

"Y aquí seguimos, botes que reman contracorriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado"

SisterBoy dijo...

De "Suave es la noche" también se hizo una peli con Jason Robards y Jennifer Jones que estaba bastante bien.

Y también hay un telefilm biográfico en el que Jason Miller (más conocido como el Padre Karras) interpretaba al escritor.

carakinder dijo...

nos vemos mañana en Toledo!!!

agur yougur...

jose dijo...

perdona i te molesto el comentario del sonido, ya se que es lo normal. y obviamente sono muucho mejor de aqul mitico concierto en el movie en oviedo o el del chanel con australian.que tiempos aquellos...
me apunto la 3ª frase de el gran gastby para mi flog de mañana.
un saludo.
Pd tus canciones de la costa brava cuanto mas las oyes ms matices le sacas.temazos!

Francisconixon dijo...

Noe: gracias por el artículo, me encanta ;)

Jose: No me molestó en absoluto, era para explicar que es muy normal que en un festival con varios grupos el sonido tarde un rato en ajustarse. Míticos tiempos aquellos, sí.

if dijo...

Buff! A mí el Gran Gatsby me rompió el corazón:la escena del té cuando él provoca el reencuentro es uno de esos momentos que te guardas de algunos libros- muy pocos- porque van más allá de lo que es literatura.Y me gusta mucho cuando el narrador le describe por primera vez y dice :".Sonrió comprensivamente, mucho más que comprensivamente.Era una de esas raras sonrisas, con una calidad de eterna confianza, de esas que en toda la vida no se encuentran más que cuatro o cinco veces" Ahí es cuando piensas que Gatsby tiene El Perfume y cuando Fitzgerald ya se ha quedado para siempre con tu alma.
Qué chulo hablar de ese libro.Gracias fran.

meru dijo...

Al 100% de acuerdo en que el libro es genial...y la peli una bsaurilla.

Erri-Berri dijo...

En El último show (A prairie home companion), la última película del gran Robert Altman se narra la última emisión de un mítico programa de música country que llevaba décadas en antena desde un teatro en directo en una ciudad pequeña de Minnesotta. Allí iba todos los días, sin faltar uno, de programa el gran Scott Fitzgerald.