Buscar este blog

lunes, noviembre 05, 2007

El cura con la criada.

Una de las frases que mi amigo Pepe solía tener en la boca era aquella de "Madre mía qué liada, el cura con la criada!" Me acordé de él al leer ésto.

Este sábado estaremos Sergio y yo pinchando en un boda en Yecla.

Aquí os dejo un par de links para churrar: Drinks TV y Vinus TV.

5 comentarios:

Groucho dijo...

Me recuerda a una uletilla de mi abuela: "Qué locura, padre cura!"
Gracias pasarte el Sábado, Fran
Un abrazo!

ninive drake dijo...

Hola Fran:

no dijiste que no ibáis a hacer más bodas? me he llevado una grata sorpresa, pensar que os podrán disfrutar, chiquillos, abueletes de setenta, adinerados y aquellos a los que la boda les suponga todo el gasto del mes... que se escuche más La Costa Brava!! bueno, y todo lo que pinchéis...

creo que ha sido de los pocos curas que ha pecado de caridad cristiana...

Jorge Pedro dijo...

los curas deberían casarse si quieren. a dios le da igual, de cualquier forma. saludos.

SisterBoy dijo...

Pinchar en una boda no es nada fácil y eso que aqui no hay tradición de poner Paquito el chocolatero

Javi dijo...

Mi padre siempre cuenta esta historia de la moza de un cura:

La moza de un cura, su sirvienta, se quedo preñada de este. Y llegado el momento en que no lo podía ocultar por más tiempo decidió decírselo al cura. Este no sabia que hacer pero al final dio con la solución al problema, tranquilizó a la moza:
-No te preocupes hija, yo conozco a un pastor, muy buen chaval, no tiene muchas luces, pero buen cristiano que estará encantado de casarse contigo y no se dará cuenta de lo que llevas.
La moza dejo que el cura hiciese y así se caso con el pastor.
A los tres meses de la boda llego el pastor a la casa del cura:
- Padre vera usted, no es que quiera desconfiar de mi mujer pero es que es muy raro que solo hace tres meses que nos casamos y ya este a punto de parir.
El cura viéndose en un brete y no sabiendo como resolver el entuerto, muy decido ataco diciendo:
-Vamos a ver buen hombre, no pongas el honor de tu mujer en duda, si te casaste en marzo pues: marzo magarzo y el mes de marzo, tres. Abril, magril y el mes de abril, seis van. Mayo, magayo y el mes de mayo, Y ya son nueve, y ya ves hijo mio que salen las cuentas.-
y dicho esto se dirigió a una estantería de donde cogió un libro grande y abriéndolo por una pagina al azar, leyó en voz alta:
ARTICULO CABRICUNO: “Toda moza de cura que con pastor se casase, estando robusta y sana, antes de los nueve meses pare”.
El pastor salio de la casa del cura bastante aliviado:
-Gracias Padre, que tonto he sido, menos mal que esta usted, que si no yo no sé, gracias Sr Cura, gracias, perdone usted.
Y asi fue como el cura se libro del bombo de su moza y el pastor encontró mujer