Buscar este blog

martes, mayo 20, 2008

Sobre las élites.

Leyendo "On Heroes..." de Carlyle he vuelto sobre los ensayos de Chesterton y me gustaría copiar algo que dice...

""El punto débil de toda la argumentación de Carlyle en defensa de la aristocracia reside, de hecho, en su frase más celebrada: Carlyle dice que la mayoría de los hombres son tontos. El cristianismo, con un realismo más seguro y más reverente, dice que todos son tontos. Esta doctrina es lo que a veces se llama la doctrina del pecado original.[...] Y esta doctrina elimina por completo la patética creencia de Carlyle (o de cualquier otro) en "los pocos sabios". No hay pocos sabios.""

6 comentarios:

Interior Noche dijo...

Hombre, no es por defender a la aristocrácia, pero un poco de razón sí que tiene Carlyle con lo de que la mayoría de los hombres son tontos.

Jorge Pedro dijo...

me encanta chesterton.
interior noche: a mí me parece que la mayoría de los hombres no son tontos, pero sí son inconcientes.

Anónimo dijo...

De todas formas todo se reduce a la cuestión de cambiar tonto por cualquier palabra menos despectiva, y no suena tan descabellado ni ofensivo. Porque de alguna manera sí es posible definir una especie de media estadística en cuanto a inteligencia, cultura, etc., y con ella la prueba de minorías por ambos lados, por el exceso y por el defecto, lo que se llama tontos y lo que se llama sabios, que la terminología sea incorrecta es otro asunto, el concepto sí es válido. La gente más inteligente que la media es minoría (también la menos inteligente). Lo de sabio y tonto simplemente una manera de etiquetar lo que se sale de la media. El problema no está en eso, que es estadística y es natural, está en confundir sabio con sangre azul, con más C.I., etc. Si en algo se equivoca Carlyle será en qué es eso que él llama sabio, no en que exista una minoría de sabios y mayoría de normales. Eso es innegable, sea cual sea la definición de sabio y normal. El único problema es definir sabio.

Francisconixon dijo...

Carlyle no está hablando del C.I., sería un anacronismo. Por cierto, los test de inteligencia, ¿qué miden?

"Sabio" se utiliza en el sentido Socrático: hombre virtuoso, en el correcto pensar, actuar y sentir.

Stalin era tonto?

Francisconixon dijo...

Por cierto: Carlyle es uno de los precursores ideológicos del fascismo.

Anónimo dijo...

No me refiero a que hable en concreto del CI, lo ponía como ejemplo. A lo que voy es que uno siempre puede dividir a la población en porcentajes según tal o cual baremo y tendrás una mayoría y dos minorías por exceso y defecto. En el tema intelectual éste, una la llaman sabio, a otra tonto, a la del medio normal.

La cuestión de que estadísticamente hay una mayoría y dos minorías no tiene mucha discusión, el problema es otro: definir el baremo. Definir qué es eso de inteligencia, sapiencia, corrección, virtud, etc. que al final resultan ser conceptos relativos (nuestro CI no mide otra cosa que la capacidad de funcionar en el medio social, físico y cultural, léase http://gladwell.typepad.com/gladwellcom/2007/12/race-and-iq.html). El CI, el concepto de sabio, de inteligente, de zote, de país, de raza, es una mera herramienta, que como cualquier otra, se puede usar bien o mal. Es decir, al margen de la definición concreta de cada concepto, no hay nada malo en descubrir que tal minoría es más sabia, o más fuerte, o más apto para tal o cual cosa. La pregunta es ¿y qué? ¿merece alguien más o menos privilegios? No.

Ese error, pensar que pertenecer a una minoría te confiere más privilegios que al resto, dejarse gobernar por una herramienta, es el que conduce al fascismo y gilipolleces afines. No que existan minorías y mayorías.