Buscar este blog

miércoles, noviembre 08, 2006

Crimen y castigo.

Volviendo al tema de los castigos y las penas, yo no es que esté en contra de la pena de muerte, es que creo que es imposible castigar a nadie (con justicia). Me explico.

Una misma persona es capaz de realizar actos buenos y malos. Si se castigan los malos, se deberían premiar los buenos. Si el estado mete a alguien en la cárcel como castigo por, por ejemplo, matar a un señor con bigote, por contra, si dentro de la cárcel le salva la vida a otro señor con bigote deberían sacarlo, ¿no? En la práctica, el premio por portarse bien es simplemente estar fuera de la cárcel, lo cual nos convierte a todos en seres libres por concesión administrativa. Cuando levantas una cárcel, los de dentro y los de fuera han sido juzgados. (Véase "El proceso" de Kafka.)

Ésto lo explica también muy bien Borges en su cuento "La lotería en Babilonia", solo que a la inversa. La lotería para ser justa, no sólo reparte premios, sino castigos. Así si juegas, te puede tocar un millón de pesetas o un año en la cárcel. Con el tiempo, jugar a la lotería se vuelve obligatorio.

En "El extraño caso de el Doctor Jeckyll y Mister Hyde", un hombre se divide en dos mitades, una buena y una mala. Pero como apunta Chesterton, mientras que la parte mala es completamente mala, la parte buena no es completamente buena. El bien es más complejo que el mal.

Dostoievski se propuso escribir el relato de una persona que fuera absolutamente buena. Se titula "El idiota".

13 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno. again. si señor.
pero qué pasa si no todo es igual de bueno o malo? Quien está legitimado para evaluar la bondad y la maldad?
Porque, matar, es malo? En todas las circunstancias? todo el mundo opina igual sobre ello? Que pasa si alguien opina que matar es bueno? por lo tanto, matar, siempre merece un castigo?
Y ayudar a una viejecita a cruzar la calle es siempre bueno? que pasa si en realidad la viejecita quería suicidarse en el paso de peatones?
son buenas preguntas de difícil respuesta. Y que a veces pueden llevar al absurdo. Pero interesante, a pesar de todo!
wonder007
ps: ostras, además de hacer bonitas canciones sorprendes en otras cosas....

María dijo...

a veces mola lo que escribes, y a veces mola más aún.

Mongo dijo...

En este debate las buenas acciones no cuentan. Es absurdo proponer recompensar los buenos actos si se castigan los malos. El hombre ha creado un sistema que supuestamente reparte justicia basándose en leyes restictivas y disuasorias; vamos, trabajando sólo el delito y no los buenos actos. Otra cosa es lo que se considere justo. Si el hombre es lo que hace y la justicia tb debería regular lo bueno, en definitiva la justicia se encargaría de absolutamente todo lo que el hombre es capaz de hacer. Sería una superdisciplina del todo.
No sé si ayuda en algo esto...
¿Para cuándo Nixon en las tiendas?

pasajer@2 dijo...

Creo que nadie tiene suficiente poder para ordenar una pena de muerte. Cada uno es dueño de su vida y si quiere se suicida y si puede, se mantiene en vida. Si un verdugo mata a un sujeto porqué ha cometido un homicidio, alguien, que posteriomente será "matado", deberá matar al verdugo, no?

Lost In Translation dijo...

Bueno, aquí va el enlace para otro video en el PopBar:

http://www.youtube.com/watch?v=yKYBtqgVyfU

Carolina Pataleta dijo...

A mi me parece una salvajada que cuelguen a Sadam. Además de injusto.
A todo esto; ¿qué tienes?¡Se te va a chamuscar el córtex prefrontal, Fran!
Y: Soy fan de muchos, pero por Dostoievski siento devoción. Ahí me has dao.

Isabel dijo...

Cosas que odio:
1. Que nos falte tanto amor y respeto al ser humano que se publique y se hable con total normalidad de que van a condenar a una PERSONA a la horca.
2. Que Angel Cristo esté totalmente consumido y destrozado por las drogas, las cuales dudo mucho que utilizara para estimular esa capacidad creativa que le llevó a maquinar tan grandioso evento.
3. Que mi compañera de trabajo ponga Juanes a toda hostia con la mera excusa de "ahora me toca a mi".
4. Las personas (bueno, ellas no, sus opiniones) que empiezan sus frases con "yo no tengo nada en contra de... PERO..."
5. Que llueva tanto en Madrid que se me calen las botas.
6. Que sean ya las 20.51 y yo no haya salido aún de este maldito estudio.
Bueno, lista un poco negativa, me voy corriendo a escribir en otro blog una que se titule "Cosas que me encantan".
1. Los sugus de naranja.
.
.
.

vulgarcita dijo...

Ni gente buena ni gente mala, pero la dualidad premio-castigo tampoco me sirve.Si antes has distinguido entre los actos buenos y malos de una persona, ¿por qué no podemos hablar de otros matices entre la recompensa y la pena?¿por qué el paralelismo tiene que ser ese? tal vez el error esté en los parámetros.
O en la idea de justicia.
Yo no creo en la cárcel.No puedo creer que los hombres hayan inventado algo tan importante como internet y que a nadie se le haya ocurrido para mejorar la convivencia otro remedio al crimen que no sea el de "te encierro en el cuarto oscuro".Es más que primitivo, sobretodo cuando te acercas y siempre es peor que en "el pico".
Lo de la pena de muerte me parece innombrable, peor aún.Y si no que se lo digan a los dobles de Sadam que deben estar mirándose todos los días en el espejo comprobando si aún se distinguen sus orejas de las del dictador.
joder fran, es que hay días q entre la lluvia, las crisis laborales y tus posts, no levanto cabeza...

El detective amaestrado dijo...

Socio, con la guitarra molas un mogollón. con el teclado, eres terrible desgranando argumentos. No dejes nada.
Lo de ahorcar un tipo en el 2006 parece de peli de terror, aunque sea un auténtico hijoputa.¿De verdad que en dos o tres mil años de civilación no hemos aprendido nada?

narrow dijo...

ANtes de que ocurra, os mando mucha mierda, que dicen los teatreros, para el concierto de hoy. Me da una pena tremenda no estar, pero mañana voy a Zaragoza desde Tarragona y hoy no puedo ir y volver. A Sergio ya se lo mandaré al móvil. Y sí, está muy bien lo que escribes, tiene mucho sentido común, que es el menos común de los sentidos.

Richie dijo...

El ejemplo del que mata a un señor con bigote y después salva a otro señor con bigote que pones tiene trampa, Fran. Una acción no es la opuesta de la otra, no la anula; vamos, que el primer señor con bigote no resucita por salvar al segundo, y como ambos son individuos no pueden ser "canjeables" como elementos idénticos. Si me dijeras: un señor roba 100 euros y después los repone, entonces sí que una acción anularía a la otra (o incluso tampoco, si se tienen en cuenta los intereses generados por esos 100 euros en el intervalo entre ambas acciones).
Por otra parte, lo de ir a la cárcel no es sólo como castigo, sino como defensa de la sociedad (evitar que el tipo ese siga matando señores con bigote, volviendo al ajemplo de antes). En teoría, la prisión es para "reinsertar" al individuo en cuestión, al menos aquí por estos lares. En otras partes sí veo más claro el concepto de castigo, sobre todo en los países anglosajones y, muchísimo más, en los de cultura islámica, claro.

P.D.: se nota que tenemos mucho tiempo libre...

Anónimo dijo...

Delitos y faltas y después Match Point.
Dos pelis de W.A. acerca de los delitos que no siempre son castigados, y de como la sociedad castiga más a unos que a otros.
Él también le da vueltas a lo mismo, al margen de lo de Sadam.
H.M.

Isaac dijo...

A mí me gustaría añadir algo, a priori más llano, pero que viene al hilo de lo que decía Fran de que no se te premia por portarte bien. A saber, paso muchas horas en el coche y, por la cuenta que me trae, soy respetuoso con las normas de tráfico el 99 % del tiempo. ¿Qué pasaría si un rádar me pillara justo durante 1%? Pues que jamás podría alegar que he sido bueno casi siempre. Y sería injusto.
Igualmente, otro ejemplo también de volante: Si nos hacen 15 controles de alcoholemia y damos negativo, sólo nos permiten seguir circulando, pero si damos positivo en el 16º, no cuentan para nada los 15 antecedentes anteriores.
Sé que parezco del RACE, pero no es mi intención. Pérdón por el parrafazo.