Buscar este blog

lunes, noviembre 06, 2006

Lo flipo.

Los clichés son poderosos, por eso están por todas partes. Al contrario, y como decía Poncela (citado por el RDL), la sinceridad es el camino más corto hacia la originalidad. ¿A qué viene esto? Pues a que recientemente me he vuelto a dar de bruces con el viejo tópico de que las drogas estimulan la creatividad. Como el tema es muy complejo, por pereza, simplemente voy a apuntar unas nociones, así, como suele decirse, a vuelapluma.

Mi experiencia personal es que cuando estás colocado, como cuando estás durmiendo, todo lo que escuchas, lees o escribes te parece genial. Luego te levantas por la mañana y te llevas un susto de muerte con lo que te encuentras al lado. (O no).

Billie Holiday en su autobiografía dice más o menos: "Creo que sé todo lo que hay que saber acerca de la heroína. Nunca me ayudó a cantar mejor."

Robert Graves está convencido que el culto a Dioniso, las bacantes, los misterios de Eleusis, etc, (protomodelos de la eucaristía cristiana) nacen del consumo de ambrosía por parte de los reyes tribales griegos, bebida elaborada a base de una variedad de amanita con efectos alucinógenos. Puede ser.

"Los paraísos artificiales" de Baudelaire y "Confesiones de un opiáfago inglés" de De Quincey son un rollo.

Poe escribía cuentos para pagar las facturas y era un escritor totalmente clásico en sus planteamientos. En un ensayo cuenta cómo escribió su poema "El Cuervo" a partir del último verso ("Nevermore") y el resto se le fueron ocurriendo como pasos lógicos de un algoritmo. La figura romántica de Poe es una creación de Baudelaire, su primer traductor en Europa. Entre otras cosas inventó la novela policial, en el que el protagonista es un razonador puro (incluso llegó a descubrir la solución a un crimen real documentándose en la prensa).

Philip K. Dick consumía anfetaminas para hacer novelas como churros pero nunca tomó LSD, salvo una vez en la que "bajó al infierno y tardó dos mil años en volver arrastrándose".

Timothy Leary estaba convencido que el descubrimiento de el LSD traería como consecuencia el despertar espiritual de toda la humanidad.

El que quiera tomar drogas que lo haga, pero por favor, que no me cuente que es para ponerse contacto con su subconsciente en plan chamán, ni cosas así. Eres un bolinga y punto.

Ya lo puse en comments, pero lo pongo aquí como resumen:

"Por descontado, yo defiendo la importancia de las drogas en el desarrollo de la cultura. Es más, para mí, vino y civilización son sinónimos. Ataco el colar el uso recreativo de las mismas (que me parece legítimo) bajo la máscara de rito iniciático."

18 comentarios:

arri dijo...

Coincido en buena parte. Miró practicaba el ayuno para inspirarse, y en ningún lado está escrito que los anoréxicos tengan una especial sensibilidad para la pintura (por exagerar, vamos). Al final parece que a Escohotado se lo haya inventado alguien para que algunas personas tengan la cohartada perfecta para ponerse ciegas sin tener que dejar de ser "moderno", "progre" y de "izquierdas". Atención, teoría: a Escohotado se lo inventó Lucía Echevarría una noche que iba ciega de porros.

Disco de Nixón Ya!!

Pinzón Azul dijo...

Y lo que hagamos cuando estamos colocados, que lo asusamos igual que sobrios, por favor! Que estoy harto de oír justificaciones del tipo "No, es que estaba pedo y no sabía...". Es cierto que en esos momentos se me ocurren ideas que me parecen geniales (y no sólo en el plano creativo) y que luego con la cabeza fría desecho, por suerte. Me alegra haber leído esta reflexión.

Isaac dijo...

Yo creo que hay mucho de efecto placebo o de fetichismo en el tema. Es decir, habrá gente a la que le funcione porque cree que le funciona. Tampoco desdeñaría la posibilidad de que exista peña a la que realmente le inspiren las drogas, pero, oye, siempre con algo de talento artístico de por medio. Si no sabes cocinar, no te compres una termomix, así es como yo lo veo.

Isabel dijo...

Baste una referencia a la archiconocida y plurimencionada "movida madrileña" que básicamente consistía en un montón de gente trasnochadora con querencia a las drogas, el alcohol y otros vicios variados. Desde mi punto de vista, creo que aquellos que lograron una continuidad creativa fueron esos que de alguna manera "controlaron" las drogas, no las incorporaron a su vida cotidiana y menos aun a su proceso creativo. Drogarse puede estar muy bien a veces, pero yo también estoy harta del puto tópico-excusa de "es que estimula mi creatividad" o peor "me gusta experimentar" ¿Asi experimentas tú, tronco? Pues vaya... no, si ya lo dijeron unos sabios de la canción: el experimento es el experimento...

vulgarcita dijo...

Stephen King confiesa en su autobiografía, "Mientras escribo" haber llenado páginas y páginas, libros enteros sin saber qué decía fruto de una borrachera enorme e interminable que le duró más de veinte años. Efectivamente, hay más de un "artista" que tiene un sponsor blanco y que defiende la idea de creatividad ligada a la de alcohol, drogas, excesos, etc..Si a él le sirve de acuerdo, pero yo tengo poca fé en esa dinámica de trabajo.Porque lo que se esconde detrás de todo es el miedo a reconocer que la inspiración te pilla trabajando,que el cuerpo nunca más se hubiera posado sobre el hombro de Poe si éste no estuviera rompiendo muñecas ante un papel. Algunos pretenden estar tocados por los dioses y que nos creamos el cuento. Lo que no saben es que los vulgares leemos, escuchamos, comparamos y no encendemos un cirio cada vez que isabel allende pare tres novelas. Pero si ella insiste en contárnoslo, qué le vamos a hacer. A la vista están los resultados.

vulgarcita dijo...

cuervo, quería decir cuervo.
No sé en qué suciedad con Poe estaría pensando..

SisterBoy dijo...

Yo vi Spider de David Cronemberg bajo los efectos de TREMENDA TROMPETA DE TRES PAPELES DE HIERBA GOMERA y ahora me da miedo volverla a ver (la ponen esta semana en Off cinema)porque en aquella ocasión me gustó muchisimo ¿sería por la maría?

Anónimo dijo...

Todo está muy bien, pero Los paraísos artificiales no es ningún rollo, que es Baudelaire!

Isabel

Carolina Pataleta dijo...

Pequeño apunte -- precisamente Isaac, la Termomix es perfecta para los que no saben cocinar.

En cuanto a lo de ponerse ciego para crear, tristemente no funciona. Confiábamos en que al dejar de "soplar", Sabina se retirase, y ahí sigue dando el coñazo.

Francisconixon dijo...

Carolina: La termomix es la pera, jajaj

Anónimo dijo...

por favor, alguien puede dar algún detalle del viernes en el pop bar o es que como dice Fran, nadie es persona a las 2.30 de la mañana

Isaac dijo...

Yo creo que no hay que desdeñar la labor de todos aquellos que se drogan (con legales o ilegales) sin hacer ruido, como Carlos Berlanga, por ejemplo. Otra cosa es aquellos que lo llevan a gala.

Y, jejeje, sé que estoy solo en mi teoría de que no hay que comprarse una termomix sin saber cocinar. Para mí es una cuestión de etapas. Soy un idealista, qué se le va a hacer...

Isaac dijo...

A propósito, ¿qué te parece ese disco cuya crítica empieza con esa cita de Jardiel Poncela? Me da que nada bueno.

Anónimo dijo...

Defiendo todo esto que se dice aqui (en lineas generales) pero no hay que olvidar que hay que diferenciar entre estas drogas y éstas mismas que conocemos o creemos conocer "de la calle", menos puras y nada cercanas a facilitar procesos creativos. Lo que esta claro es que la historia se ha movido no gracias, sino en torno a ellas desde el principio de los tiempos.

Francisconixon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Francisconixon dijo...

Por descontado, yo defiendo la importancia de las drogas en el desarrollo de la cultura. Es más, para mí, vino y civilización son sinónimos. Ataco el colar el uso recreativo de las mismas (que me parece legítimo) bajo la máscara de rito iniciático.

Isabel dijo...

Un apunte mas. Me gusta la gente que dice:
"me drogo porque me sale de los huevos, porque cuando estoy colocado todo lo que tengo alrededor me parece cojonudo (como ha dicho alguien en alguno de sus comentarios) y porque me mola y punto" Eso es un tio sincero, con el mundo y consigo mismo. Y no intenta buscar excusas super snobs a algo que de antemano no las necesita.

Anton Ponce dijo...

"El que quiera tomar drogas que lo haga, pero por favor, que no me cuente que es para ponerse contacto con su subconsciente en plan chamán, ni cosas así. Eres un bolinga y punto."
Francisco, mira que me jode decirlo, pero en este caso has caído en un reduccionismo brutal e injusto. Evidentemente hay muchas formas de enfocar el consumo de drogas. Una puede ser la meramente recreativa (la del bolinga)que todos hemos practicado alguna vez. Pero eso no niega la existencia de otras formas de consumo de determinadas sustancias que abren las puertas a ciertas formas de conocimiento específicas. Hay tienes al dr. Albert Hoffman descubridor del LSD e investigador de los misterios eleusinos. Al dr. Alexander Shulgin, inventor de más de 200 sustancias sintéticas que sólo pueden ser calificadas de "mágicas" (MDMA, DOM, DOB, STP,2CB, 2CI, 5-MEO-DMT...), y que a sus 76 años sigue investigando en ese terreno. Al etnobotánico dr. Evans-Schultes, que pasó más de 40 años dando vueltas por Centro y Sudamerica investigando las drogas propias de las tribus de la zona, la mayoría desconocidas en el 1er Mundo. El dr. John C. Lilly, en quién está basada la peli Altered States de Ken Russell y cuyos estudios sobre el lenguaje de los delfines, la neurociencia, la biocomputación y las redes neuronales son fundamentales y estuvieron estimulados, según confesión propia por su consumo habitual de ketamina y LSD. Por no hablar de los premios Nobel James Watson y Francis Crick, descubridores de la cadena de ADN. En el diario de Crick se cuenta como los químicos de la Universidad de Oxford tenían su propio laboratorio de LSD. Fue en una sesíón con esta droga cuando Crick Y Watson tuvieron por vez primera la visión de la doble helice de ADN, imagen hoy universalmente conocida. Podría seguir dando ejemplos durante horas, tanto en el terreno de la ciencia como del arte (Michaux, Artaud, Huxley...)
Hay toda una corriente de estudio y conocimiento, incluyendo la psicología y la psiquiatría que afirman que determinadas drogas SÍ sirven para "entrar en contacto con el subconsciente", como efectivamente hacen algunos chamanes.
Con este rollo no quero decir que ninguna droga infunda talento, inteligencia o creatividad. Está claro que no es así. Eso se tiene o no se tiene. Pero reducirlo todo a una excusa para ponerse ciegos es negar que existen sustancias que abren las puertas de otra percepción y negar todo un enorme movimiento cultural que desde la segunda mitad del s. XX ha cambiado nuestra forma de entender el mundo y al genero humano.
Disculpad la chapa, pero es un tema en el que me siento involucrado y no lo quería dejar pasar.