Buscar este blog

lunes, agosto 20, 2007

La Rana.


He pasado unos días en Gijón en casa de mis padres y he vivido un momento Macondo total. Resulta que mi madre se encontró una rana diminuta entre las hojas de una lechuga y en vez de tirarla le montó un acuario dentro de un tapper a lado del fregadero. Luego se dedicó a cazar hormigas para alimentarla, hasta que se hizo lo bastante grande como para tener alguna oportunidad de prosperar en este mundo cruel, y la liberó en un estanque "debajo de una planta para que no se la coman los pájaros". El otro día mi padre le preguntó a mi madre si echaba de menos a la rana y mi madre contestó que sí, que cuando ella fregaba los platos la rana se la quedaba mirando y le hacía compañía.

Sabemos por la historia de Androcles y el león que en el futuro mi madre y la rana volverán a encontrarse.

12 comentarios:

pplu dijo...

guay tu madre
:)

ninive drake dijo...

a mi me ha pasado con pajaritos y 2 puercoespines y la verdad, no sé si nos volveremos a encontrar (ancho es el mundo), lo que sí es que la desazón durante el día que los sueltas y el siguiente es tremenda, y el hueco que te queda... entiendo a tu madre perfectamente.

Anónimo dijo...

...apasionante...

Cris dijo...

Me encantan las historias entre animales humanos y animales no humanos, la empatía que se genera a veces y no sabes porqué

Anónimo dijo...

yo tengo murciélagos en mi casa.

Francisconixon dijo...

Para anonymous 1: Apasionante no, pero tierno, sí. Apasionante es tu vida, desde luego: leer un blog que te aburre, pensar un comentario hiriente, meter una clave de acceso, subirme el contador de visitas... Una montaña rusa de emociones.

Simón dijo...

A mi también me encanta la historia. Me ha pasado muchas veces con pájaros. Da pena devolverlos al mundo, pero se siente uno como bien...

Ayla dijo...

La pena de esta historia es cuando ,trasladandola a la relación entre las personas, el león se olvida de ti y te ataca...
no se si os ha pasado pero genera un sentimiento de tristeza impresionante.
:(

Cientificotriste dijo...

Tu madre es buena persona,
y por eso le pasarán cosas buenas,
se lo merece.
Esto lo he aprendido en My name is Earl.
Y yo siempre he pensado que sólo hay que querer pasar a la historia por ser buena persona.
Un saludo.

David desorden dijo...

Superafavor de los acuarios en tuppers y de tu madre.

Un abrazo Fran!!! Me gustó encontrarnos el otro día.

Trinidad dijo...

Ojalá las buenas personas recibiesen todo el bien que merecen, pero la vida no funciona así... Pero al menos, en mi experiencia, a las buenas personas se las quiere y se las aprecia, y el que ha ido siempre de mala fe acaba estando más solo que la una.
¡Vivan las buenas personas, la amabilidad, la buena educación y las ranas que te hacen compañía!... (que la vida ya está bastante achuchada para escoger algo que la haga más dura)

e. dijo...

A mi madre le pasó algo parecido con un gusano de la madera que venía dentro de un bonsai. Los ruidos que provenían del tronco la tuvieron aterrada una noche, pero armada de valor (y de un pequeño hacha) lo corto en dos y allí estaba el gusano más rechoncho que uno pueda imaginar. Como era terriblemente tenaz y esa noche estaban poniendo en la dos un reportaje sobre el nazismo fue llamado Leni y fotografiado junto a un palillo para que generaciones venideras puedan apreciar sus dimensiones. Tras unos días en los que permaneció en un botecito con sabrosas virutas como pasto, fue abandonado a su suerte en una sebe cercana.